Águila real, huésped regio de La Primavera

Una de las especies silvestres más emblemáticas de México ha visitado el bosque protegido de la conurbación tapatía y pone sobre la mesa los desafíos de la conservación.

Guadalajara

El águila real (Aquila chrysaetos), la gran rapaz de México y de todo el hemisferio norte, hoy en riesgo de desaparecer ante la reducción drástica de su distribución histórica por cacería y destrucción de su hábitat, ha sido registrada por primera vez por las cámaras del bosque La Primavera, en uno de los hallazgos más espectaculares de las últimas décadas para la vida salvaje en esta región fuertemente alterada.

El programa de monitoreo de fauna del organismo público descentralizado, aportó dos evidencias, levantadas con siete días de diferencia, en el mes de diciembre de 2014, y que se pudieron constatar apenas el pasado mes de enero, al retirarse las tarjetas digitales de los artefactos fijos.

Sin tenerse claro si se trata de uno o dos individuos, si es hembra (muy probablemente, dada la gran talla) o macho, y si se trata de residentes o viajeros que se mueven hacia espacios silvestres vinculados a estas montañas desde antes de la llegada de los europeos, en el siglo XVI, la noticia es considerada fundamental por el director del organismo, Marciano Valtierra Azotla, dado que demuestra la persistencia de los corredores biológicos del área.

El programa también levantó imágenes del otro gran depredador, terrestre: el puma (Puma concolor), lo cual ha sido constante desde que se instalaron las primeras cámaras en 2009, y revela que resolver el grave desafío de mantener esos corredores abiertos, como una de las tareas más importantes para gestionar la demarcación protegida, dijo el funcionario a MILENIO JALISCO.

“Se debe subrayar que es el primer registro histórico para esta área […] el que esté registrándose ya un ejemplar de esta especie, de alto valor para conservación y protegida en la norma oficial mexicana 059, es de destacar: hay datos que dicen que apenas existen entre 70 y 100 parejas reproductoras en el país y pone esto en el foco de la atención a La Primavera; nuestra idea es podernos vincular con el programa de protección al águila real, a nivel nacional, porque algo tenemos que hacer; no es nada más que se queden ahí las cámaras; vamos a establecer la vinculación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas [Conanp] para ver cómo podemos articular las acciones para participar de esa estrategia nacional de conservación”, apuntó.

- ¿Qué significa que un águila resida o al menos pase por el bosque en su tránsito?

- Esto pudiera estar indicando un cierto éxito en la conservación del bosque, sobre todo en la zona a la que llegó este ejemplar; es un buen indicador en términos de las condiciones del hábitat ante la exigencia que tiene un animal tan grande para que pueda satisfacer sus necesidades ecológicas, en términos de refugio y alimentación.

- ¿Podemos hablar de un solo ejemplar o de una pareja?

- No sabemos; lo que encontramos son dos registros distintos en dos sitios distintos, en una longitud como de tres kilómetros de separación; el primero es un lloradero, un manantial natural, y en el otro hay una pila de agua; las cámaras los pescaron al bajar a tomar agua, pero es difícil determinar si son dos individuos.

Valtierra Azotla consideró que “si se logra conformar que es residente sería una noticia fantástica, pues nos daría más elementos para decir: ahí tenemos a la especie viviendo, en esta reserva y esto le da una connotación más importante para la conservación; seguimos registrando al puma, vimos en esas mismas fotos un ejemplar sanísimo, muy fuerte, vigoroso, y se siguen confirmando especies más comunes como el venado cola blanca, el cacomixtle, y hay otro registro muy interesante, el Meleagris gallopavo, o guajolote silvestre; presencias que indican que vale la pena investigar y vale la pena el esfuerzo por conservar”.

Los animales siguen sus vidas en el área natural protegida sin saber que su cercanía a la segunda zona metropolitana del país, y la enorme y creciente huella humana, condiciona fuertemente su futuro. Pero hoy hay fiesta entre los amantes de Natura: la magnífica ave que devoró a la serpiente astuta, ronda estos aires enrarecidos.

:CLAVES

SOBRE LA ESPECIE

 “Aunque es difícil determinar con precisión cuántos individuos hay en territorio nacional, se estima que únicamente hay 100 parejas, siendo el norte de Jalisco y parte de Zacatecas los sitios donde se han registrado más águilas reales por sus cañones y orografía accidentada”

 “Cerca de la barranca de Huentitán se tenían algunos registros de avistamientos, sin embargo no estaban confirmados y mucho menos con fotografías claras. El registro del monitoreo de La Primavera es por eso único: capta por medio de foto-trampas la presencia de esta especie amenazada”

Manfred Meiners, biólogo, premio al mérito ecológico de la Semarnat.