Aguacero deja 75 encharcamientos

El titular de la Conagua, David Korenfeld, afirmó que obras en Túnel Emisor Oriente ayudaron a disminuir las inundaciones.
La Unidad Tormenta desplegó camiones para atender la emergencia.
La Unidad Tormenta desplegó camiones para atender la emergencia. (Mónica González)

México

La lluvia de ayer afectó siete delegaciones en el Distrito Federal y ocasionó 75 encharcamientos en vialidades principales como Insurgentes, Ticomán, Acueducto de Guadalupe, Paseo de la Reforma, Viaducto, Eje 1 Norte y Calzada Ignacio Zaragoza.

De acuerdo con el Operativo Tormenta, la lluvia tuvo una intensidad de 30 milímetros, menor a la registrada el lunes, que fue de 60 milímetros, superando el Sistema de Drenaje.

Miguel Ricaño, jefe de la Unidad Tormenta del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, explicó que los puntos que más se complicaron con la lluvia están en el norte de la ciudad.

Dijo que la mayoría de los encharcamientos se registraron en Gustavo A Madero, con 21; Cuauhtémoc, con 15; Venustiano Carranza, con 7; en algunos casos, la acumulación de agua llegó hasta 30 centímetros de altura.

Otras vialidades afectadas fueron Avenida Gran Canal, Filadelfia, Remedios, Plan de Muyuguarda, San Buenaventura y Canal Nacional.

Brigadas de la Unidad Tormenta atendieron los encharcamientos con camiones tipo Vactor.

En las zonas de encharcamientos fue retirado lodo y basura, por lo que las autoridades capitalinas insistieron en el llamado para evitar que la población tire desechos en la vía pública.

MANEJO DE RIESGOS

El director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld, aseguró que la conclusión acelerada del primer tramo del Túnel Emisor Oriente (TEO) permitió un mejor manejo de las aguas residuales y pluviales de esa zona del DF, reduciendo los riesgos de inundación.

Detalló que el primer tramo del TEO es una obra fundamental, ya que desde el inicio de sus operaciones, en junio de 2013, ha desalojado de manera eficiente las aguas pluviales de esa zona, que en los últimos años había sufrido de constantes inundaciones.

El primer tramo del TEO opera de manera independiente al resto de la obra de 52 kilómetros de longitud y siete metros de diámetro, que está en construcción.

Para complementar ese sistema e incrementar la capacidad de desalojo, con una inversión de alrededor de 38 mil millones
de pesos, la Conagua construye otros túneles con una longitud de más de 96 kilómetros; se trata del Canal General, Churubusco- Xochiaca, Chimalhuacán II, Túnel Emisor Poniente II, Dren General del Valle y Emisor Oriente.

Adicionalmente, la Conagua complementa el sistema hidrológico del Valle de México con obras que incrementarán la captación de agua de lluvia en mil hectáreas, las cuales almacenarán el líquido que no se pueda desalojar por el sistema de drenaje y ayudará a reducir los riesgos de inundación.

Afirmó que con esas obras se incrementará la capacidad de manejo del agua de 13 millones de metros cúbicos a 38 millones de metros cúbicos, lo que representa un incremento cercano a 200 por ciento en la zona oriente.