Agresiones, reflejo de violencia social y familiar: Prodan

Iniciativa de marco legal bajo análisis busca no sólo penas, sino también sensibilización.
Atentar contra seres vivos es indicador de problemas graves.
Atentar contra seres vivos es indicador de problemas graves. (Carlos Rangel)

Monterrey

La violencia contra los animales es un reflejo de la violencia social y familiar que existe en  la sociedad, pues los agresores sufren de algún daño psicológico y simplemente reproducen las conductas aprendidas, opinó la abogada Claudia García, integrante de Prodefensa Animal (Prodan).

Esto lo comentó en referencia a casos de crueldad animal como el del perro Torito, que murió hace algunos días luego de haber sido torturado y sufrir quemaduras de segundo y tercer grado.

Es por ello que la iniciativa que se estará revisando en mesas de trabajo en el Congreso del Estado también incluye acciones de sensibilización para la sociedad y civilización de los agresores, quienes además de cumplir con penas de cárcel, podrían ser sometidos a realizar servicio social dentro de organizaciones civiles.

“En el tema de sanciones se prevé que una posibilidad, dependiendo del tipo de trato en el que se haya incurrido, la persona pudiera tener que hacer servicio social con organizaciones civiles; de alguna manera hacen civilizarlo.

“Se trata de que entendamos que una cadena de violencia no se resuelve con más violencia, es decir, con golpes o con castigos; es sensibilizando y generando empatía”, explicó.

Aunque la iniciativa está orientada hacia el bienestar animal, también busca crear una conexión con el Desarrollo Integral de la Familia de Nuevo León (DIF), con el fin de investigar las situaciones de las personas que agreden a los animales, pues éstos representan, la mayoría de las ocasiones, casos de violencia intrafamiliar.

“Consiste en dar aviso al DIF local para que haga una averiguación en materia de violencia intrafamiliar. Donde hay un caso de violencia hacia animales, existen altísimas posibilidades de violencia intrafamiliar, violencia contra las mujeres, violencia contra los hijos, contra los adultos mayores.

“Al final del día la propuesta es una iniciativa de bienestar animal, y este aspecto tiene que ver con desarrollo social y el aspecto más humano en relación al alcance de la iniciativa”, señaló la abogada.

García sostiene que garantizar el bienestar animal no sólo depende de aumentar las penas para quienes los violenten, sino que es una cuestión de cultura y educación.

Además, los ciudadanos que denuncien un caso de violencia animal tendrían derecho para recibir informes del seguimiento del caso, contrario a lo que sucede actualmente.

“La propuesta dice que cuando tú haces una denuncia, la autoridad tiene la obligación de informarte si pudo cobrar o no la multa, si se procedió o no, por ejemplo, a la sanción penal que ya estaría contemplada dentro de la nueva ley, si se detuvo o no a la persona, cuántos años de cárcel se le dieron (…) se trata de incentivar a la ciudadanía a que sea más consciente y a que entienda cómo su participación beneficia”, expuso.