Denuncian agresiones físicas de policías en desalojo

Un grupo de mujeres se manifestaron en el Congreso del Estado de Durango, aseguraron que en el despojo en el fraccionamiento Los Durazno y Caminos del sol, dos personas necesitaron ir al hospital.
Otra afectada apuntó que les dieron dos minutos para desalojar, pese a que solicitaron más tiempo, dijo que los policías entraron y comenzaron a golpear incluso a mujeres embarazadas.
Otra afectada apuntó que les dieron dos minutos para desalojar, pese a que solicitaron más tiempo, dijo que los policías entraron y comenzaron a golpear incluso a mujeres embarazadas. (Silvia Ayala)

Durango, Durango

Un grupo de mujeres duranguenses denuncian haber sido agredidas físicamente por elementos policiales al realizar un desalojo en el fraccionamiento Los Duraznos y Caminos del Sol, aseguran que una de sus integrantes se encuentra en el hospital con una pierna fracturada y otra más dio a luz antes de tiempo.

Este fin de semana se procedió a este desalojo de 120 familias que ocupaban, de forma irregular, un predio ubicado en las inmediaciones del fraccionamiento Los Duraznos.

Martha Alejandra Ávila Gómez, acompañada alrededor de diez mujeres y niños, llegaron hasta el Congreso del Estado de Durango, portando pancartas de protesta por el desalojo violento de la que fueron objeto, asegurando que nunca se opusieron a dejar el terreno siempre y cuando se les permitiera sacar sus pertenencias de manera pacífica.

“Entramos a esos terrenos, porque después de un año y medio de gestionar, no nos hicieron caso entonces decidimos tomar esos terrenos, se nos había dado un aviso y el día que fue un muchacho a dialogar dijimos que no nos negábamos a pagar por una vivienda, pero supuestamente escribió un documento y en la noche llegaron y nos agredieron parejo”, afirmó.

Cabe mencionar que este fin de semana se procedió a este desalojo de 120 familias que ocupaban, de forma irregular, un predio ubicado en las inmediaciones del fraccionamiento Los Duraznos y adyacentes al Caminos del Sol y segregación del predio 20 de Noviembre, para lo que se utilizaron dos retroexcavadoras y donde la autoridad informó que los jacales estaban construidos con palos y mantas y que no estaban habitados.

El operativo estuvo a cargo de Juan Mejorado, titular del Juzgado Administrativo, Noel Díaz, director de Seguridad Municipal y Gustavo Paredes de Protección Civil.

Sin embargo este día, algunas de las afectadas alegan agresiones físicas por parte de los elementos de seguridad.

Ahora las afectadas solicitan a las autoridades el apoyo para ser reubicadas ya que se trata de familias que se han quedado sin techo.

Otra afectada apuntó que les dieron dos minutos para desalojar, pese a que solicitaron más tiempo, dijo que los policías entraron y comenzaron a golpear incluso a mujeres embarazadas.

Comentó que una de ellas dio a luz por los golpes que le dieron los policías, “otra de nuestras compañeras Araceli, que solo iba por sus papas fue golpeada hasta dejarla en el piso y cuando vieron que no se podía levantar, la dejaron ahí tirada.  Los policías nos golpearon.

Ahora las afectadas solicitan a las autoridades el apoyo para ser reubicadas ya que se trata de familias que se han quedado sin techo, pero también justicia para las personas que fueron agredidas.

Aseguran que recurrirán a todas las instancias para pedir apoyo y poder recuperar un espacio para sus hijos que hoy se han quedado sin vivienda.