Agradecía una y otra vez los gestos de apoyo...

Había quienes sí vinieron a la capital del estado en busca de respuestas para mejorar la condición educativa...
Marcharon más de 43 mil docentes.
Marcharon más de 43 mil docentes. (Arturo González)

Pachuca

La Plaza del Charro lucía abarrotada a las 8:00 de la mañana. Los 43 mil docentes que integran la Sección 15 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se preparaban para desfilar con rumbo al Reloj Monumental.

Portaban mantas que dejaban ver que aquello, más que una marcha en conmemoración del Día Internacional del Trabajo, fue la oportunidad perfecta para refrendar el apoyo al líder sindical de la organización, Sinuhé Ramírez Oviedo, luego de las diferencias internas que en los últimos meses se han suscitado.

El camino del recorrido era reducido, las obras del Tuzobús ocasionaron la caída de una maestra, quien apresurada se levantó, sacudió sus ropas y volvió a integrarse al contingente.

Una vez frente a Palacio de Gobierno, un grupo de personas acallaba la algarabía de los maestros. Portaban carteles solicitando urgentemente que en las aulas se imparta educación que invite a las nuevas generaciones a pensar y no solo a obedecer, para con ello combatir la pobreza que hoy lacera los derechos de más de 13 millones de personas en México.

Pocos fueron los sindicalizados que atendieron realmente al llamado, pues las bandas de guerra invitaban a bailar y a soltar el tan peculiar grito que identifica al SNTE, “unidad, unidad, unidad”.

El recorrido seguía.

Las mantas de plástico, que al parecer se imprimieron por cientos con la leyenda “Apoyo total al Comité Ejecutivo General de la Sección 15 del SNTE”, eran leídas una a una por quienes, desde un pequeño templete trataban de alentar a los docentes a llegar a la Plaza Independencia.

Entre el contingente había quienes sí vinieron a la capital del estado en busca de respuestas para mejorar la condición educativa de los hidalguenses.

El maestro de primaria Roberto Luna comentó que para que el trabajador de la educación entregue al país hombres y mujeres preparados “hace falta que en las escuelas se tenga el suficiente material lúdico para poder trabajar y que esté en buenas condiciones, no exigen, nos piden educación de calidad, pero desgraciadamente no tenemos lo suficiente como lo dice el gobierno”.

El Reloj Monumental, anunciaba el final de la jornada. En un templete estaba el secretario general del Sindicato, quien por más de siete horas con el pulgar arriba, la mano en el pecho y una reverencia agradecía una y otra vez el gesto de apoyo que los maestros le manifestaban.

De forma simultánea al recorrido del SNTE, en la Plaza Constitución, hubo opositores que también manifestaron sus posturas, aquellas más apegadas a la situación de incertidumbre que han ocasionado las reformas estructurales impulsadas por el gobierno federal.