Afectados por las inundaciones están abandonados, dicen

En lo que va del temporal es la segunda vez que se inundan en el fraccionamiento. Vecinos señalan que están perdiendo su patrimonio
Vecinos señalan que están perdiendo su patrimonio
Vecinos señalan que están perdiendo su patrimonio (Mariana Hernández)

Guadalajara

El fraccionamiento La Azucena, en El Salto, una colonia habitada en su mayoría por familias de clase media baja, de la noche a la mañana perdieron todas sus pertenencias luego de que sus casas se inundaran desde el pasado miércoles.

Cada que comienza la temporada de lluvias, quienes viven en ese fraccionamiento, ubicado unos 4 kilómetros de la cabecera municipal de El Salto, por la carretera a El Verde, viven con el temor de que sus casas sean invadidas por el agua, tan sólo en lo que va de julio, dos veces se han inundado más de una veintena de domicilios.

El problema de las inundaciones en La Azucena no es nuevo, desde que se edificaron las primeras casas de interés social en ese lugar, hace más de 10 años, las cuales fueron construidas por la empresa SARE-HIR, las fallas comenzaron aparecer.

Teresa Cornejo vive en la calle Vía Cimarrón, hace 4 años tramitó su crédito Infonavit pagadero a 30 años con la ilusión de dejarles un patrimonio a sus dos hijos. Es madre soltera, trabaja vendiendo figuras de yeso en un parque cercano a su  casa. Amuebló su vivienda de una recámara con mucho esfuerzo, después compró una televisión, luego una lavadora y como pudo adquirió una cocina integral, pero en 20 minutos el agua dejó inservible todo su patrimonio.

“Prácticamente perdí todo, no prendió nada, ni mi lavadora, mi refrigerador, mis sillones se están inflando, cuando se seque todo se va inflar y se va echar a perder mis documentos, mis fotos”, comentó la afectada.

Las paredes de todas las casas fueron construidas con tabla roca, lo que ha propiciado que muchas presenten graves problemas de humedad, cuarteaduras o hundimientos.

Por años, los vecinos han esperado a que los alcaldes cumplan las promesas electoreras que les hacen cada tres años, cuando acuden a buscar sus votos. Tal es el caso del actual presidente municipal, Marcos Godínez Montes, quien se ha hecho de la vista gorda para atender las peticiones de los vecinos.

“Hoy no se ha parado, nadie ha venido, ayer nos prometieron que nos iban apoyar”, agregó la mujer.

Después de las inundaciones registradas este miércoles muchos vecinos colocaron bardas.