Afecta a comerciantes cambio de sede de Conciliación y Arbitraje

De ocho vendedores de comidas que había en la zona, solamente quedan dos, quienes indicaron que las ventas han bajado considerablemente.
El edificio donde estaba la Junta de Conciliación y Arbitraje.
El edificio donde estaba la Junta de Conciliación y Arbitraje. (Foto: Raúl Palacios)

Monterrey

El cambio de sede de la Junta local de Conciliación y Arbitraje provocó la 'quiebra' de ocho comerciantes ambulantes que ocupaban lugares estratégicos en las calles de Humboldt y Porfirio Díaz, en el centro de Monterrey.

De esos ocho sólo quedaron dos, uno con venta de comida corrida, tacos y hamburguesas, y otro que prepara quesadillas y pambazos.

El encargado del primer negocio, Ariel (omite su apellido), nos dice que de 100 mesas que tenía llenas en la mañana con almuerzos y al mediodía y tarde con venta de comidas corridas, ahora apenas se ocupan 25.

"Sí, así como lo oyó, la verdad es que de esos 25 ocupados que representan la cuarta parte de antes, sólo se ocupan una vez, cuando antes los clientes mantenían la casa llena por horas", advierte.

El comerciante ambulante señaló que de continuar esta tendencia a lo mejor buscarán otro espacio, pero esperarán el destino que le darán al edificio que ocupó la Junta de Conciliación y Arbitraje.

"Mire, de los ocho establecimientos que por años ocupábamos esta área, seis eran de comida, uno de jugos y el otro de frutas rebanadas", sostiene.

Agrega que el de los jugos, muy frecuentado por la clientela, se acomodó a un lado de la Pulga Río, pero no tiene el permiso correspondiente, además de que en la calle de Porfirio Díaz hay muchos establecimientos que venden todo, elotes, churros, tacos y hot dogs.

También los comerciantes de la Pulga Río disminuyeron sus ventas, nos dicen que no mucho, pero sí, la gran afluencia de personas que acudían a la Junta de Conciliación y Arbitraje se daban una vuelta a comprar algún artículo.

Edificio se construyó en 1967

El edificio que por décadas fue sede de las autoridades laborales, fue construido en el año de 1967, en el gobierno de Eduardo A. Elizondo.

Desde candidato, el ex gobernador prometió construir un edificio para la Junta de Conciliación, que ocupaba dos pisos del edificio ubicado en la calle Rayón, entre 5 y 15 de Mayo.

Una de las primeras obras de su gobierno fue este inmueble, que inauguraron el mandatario estatal y sus colaboradores.

Era muy común que al entonces gobernador Eduardo Ángel Elizondo Lozano lo acompañara su esposa doña Laurita Barragán, quien estuvo a su lado cuando se inauguró este inmueble.

El edificio está ubicado atrás del Teatro Monterrey del Seguro Social, al costado poniente de la agencia funeraria El Carmen y del lado contrario, al oriente, la famosa Pulga Río y el cine Río 70.