Negarán bautismo a niños adoptados por gays

La Diócesis de Piedras Negras en un comunicado indicó que los legisladores por promover un derecho se perdió otro, el de tener padre y madre.

Piedras Negras, Coahuila

La Diócesis de Piedras Negras manifestó un "total" rechazo a la reforma aprobada por el Congreso del Estado de Coahuila que derogar el artículo 385-7 del Código Civil que impedía la adopción de niños por personas del mismo sexo, unidas por el Pacto Civil de Solidaridad y de ser así, los menores no serán bautizados por la Iglesia Católica.

El Obispo de Piedras Negras, Alonso Garza Treviño, presentó un comunicado que está firmado por todos los sacerdotes de la diócesis, donde señalan que buscando los legisladores promover un derecho, se perdió otro, el de tener padre y madre: "es cierto que hay quienes no tienen padre o madre, pero es por las circunstancias no por la ley".

El documento señala que se está en contra de la ley natural de tener mamá y papá, en contra del derecho esencial de crecer en una familia integralmente formada o que al menos garantice lo más indispensable para su desarrollo armónico.

"Coloca en inminente situación de desventaja el desarrollo integral del niño, al no tener elementos de heterosexualidad con una sola visión de pareja".

Se indica que los legisladores no tomaron en cuenta el pensamiento y sentimiento de la mayoría de sus representados, ya que la familia garantiza el desarrollo integral de la persona en sus valores y es la célula de la sociedad, "entonces cuál será el modelo de familia que garantice el futuro de la sociedad".

También se aclara que la posición de la Iglesia Católica "de ninguna manera es en contra de los homosexuales o cualquier otra forma de vida, sino a favor de los niños".

No serán bautizados

Sin embargo, precisa que en caso de que una pareja de homosexuales adopte a un niño o niña, éste no será bautizado y por ende no podrá recibir ningún sacramento de iniciación cristiana.

Monseñor Garza instó a los pastores y fieles de la Iglesia, a las instituciones en pro de la familia, dirigentes de otras comunidades religiosas y sociedad entera, para organizarse e involucrarse de una manera más participativa para tomar conciencia de la estructuración de programas que refuerce valores de la institución familiar.

Agregó que tanto la diócesis de Torreón como la de Saltillo, hablarán con su presbiterio respecto a esta derogación para ver qué medida tomar.

Finalmente, dijo que los legisladores deben reconocer este error y dar marcha atrás. "Esperamos se expresen más sectores de la sociedad para que descubran ellos -diputados- que se han equivocado".