Acusan de utilizar recursos estatales en campañas electorales

Tras señalamientos de compras a sobreprecios y a empresas fantasmas

Guadalajara

Compras a sobreprecio y a empresas fantasmas por parte del gobierno del estado de Jalisco durante el tiempo en el que Ricardo Villanueva era el titular de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (SEPAF) originaron sospechas sobre el desvió de recursos para actos electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por lo que el Partido Acción Nacional (PAN) en Guadalajara solicitó una explicación del ahora precandidato del tricolor.

En rueda de prensa se explicó que la Secretaría de Educación (SEJ) compró dos mil 500 sillas a sobre precio de un millón de pesos a la empresas Zamofi S.A. de C.V.  El 28 de noviembre del 2014 a un sobre precio de un millón de pesos. Destacaron que Francisco Ayón, titular de la SEJ ya había realizado compras a dichas empresas cuando él era funcionario del Ayuntamiento de Guadalajara.

"El costo total de esa compra fue de un millón 835 mil 700 pesos. Las sillas en precio unitario bajo lo que se Secretaría de Finanzas reporta es que costaron 734 pesos. Déjenme decirles que hay dos proveedores que nos dan una cotización del mismo modelo de sillas a 327 pesos y el segundo proveedor  a 383 pesos.  El gobierno del estado debió de pagar 817 mil pesos por las sillas, no así el millón 800 mil pesos, hay un millón de pesos que se pagó y no se debió de haberse pagado", indicó Juan Pablo Colín, secretario general del PAN Guadalajara.

El panista también se refirió a la empresa Gaspetro Comercializadora, compañía que se ha dedicado a facturar diversos productos como gorras, playeras y hasta música a dirigencias del PRI y gobiernos enmanados del mismo instituto político cuando su giro es de inmobiliaria y corredora de bienes raíces. También señaló a la empresa TUALF por ser una empresa fantasma al no encontrarse en el  domicilio registrado y otorgar precios a sobre precios en la compra de 48 mil 866 sillas con paleta lateral con un costo de 31 millones de pesos para la Secretaría de Educación.

Y aunque no presentaron un prueba contundente que explique el posible uso de los recursos que se otorgaron para pagar a dichas empresas fantasmas y costos a sobreprecio, el silencio de Ricardo Villanueva, ex encargado de las finanzas del estado dan a sospechas que dichos recursos son utilizadas con fines electorales.

"Él tiene qué decir cómo está y cómo ese dinero y ese producto llegó al gobierno del estado exactamente (…) parece ser muy sospechoso que exista por parte del encargado de las finanzas del estado compras a sobre precio y a empresas fantasmas y que hoy salga él como precandidato con una campaña con un dispendio económico impresionante", detalló el secretario.