Acusan de maltrato animal a empleado de veterinaria en Atizapán

El veterinario en turno fue amable, pero el empleado respondió prepotente que si tenía pruebas que las presentara.
La veterinaria donde supuestamente se cometió la agresión.
La veterinaria donde supuestamente se cometió la agresión. (Alicia Rivera)

Atizapán de Zaragoza

Por haber reclamado el maltrato del que fue objeto su cachorro de siete meses de edad, Carlos M. García, fue atacado por un empleado de la Veterinaria Centro Médico, ubicada en Plaza Espacio Esmeralda, quien le provocó heridas con una navaja.

En una rueda de prensa, el afectado expuso que llevo a su cachorro bulldog de nombre "Hulk" a que le dieran servicio de estética en la veterinaria, donde el canino fue golpeado por uno de los empleados e incluso cuando lo recogieron, estaba tembloroso y tenía diarrea con sangre.

Carlos García, dijo que además dos personas le informaron que el sujeto había golpeado con el puño a su mascota, por lo que la tarde del 23 de diciembre, acudió con su esposa e hijo de seis años a reclamar el maltrato a su mascota.

El veterinario en turno fue amable, pero el empleado respondió prepotente que si tenía pruebas que las presentara. Carlos decidió fotografiarlo para denunciarlo en redes sociales, lo que causó la ira del agresor, quien reclamó con palabras altisonantes, hasta llegar a los golpes.

El empleado de la veterinaria sacó un arma blanca punzo cortante y frente a la familia de Carlos, lo apuñaló en cinco ocasiones causándole heridas de gravedad, por lo que su familia lo trasladó de emergencia a un hospital privado.

Días después, la víctima regresó a la Veterinaria Centro Médico para hablar con la propietaria, Sara Regules, quien se negó a hacerse responsable de las heridas causadas por su empleado.

La victima inicio una carpeta de investigación penal y pidió a las autoridades de justicia de la entidad que se aplique la ley en contra del agresor que es protegido por la dueña del negocio.

Carlos hizo un llamado a las asociaciones protectoras de animales para que apoyen su petición de que las autoridades hagan una inspección en el lugar, porque no es la primera queja de maltrato animal que se da en ese sitio, donde continúan operando con impunidad y violencia contra las mascotas de la zona.