Acuden trabajadores a Julcas y salen con las manos vacías

Ex empleados acuden a Julcas en espera de recibir sus finiquitos pero las empresas no aparecen.
Los ex empleados van a Julcas para resolver sus liquidaciones.
Los ex empleados van a Julcas para resolver sus liquidaciones. (Especial)

León, Gto.

Sin éxito, decenas de trabajadores acuden diariamente a las Juntas de Conciliación y Arbitraje, a recibir lo que por 'derecho' les corresponde, luego de padecer algún despido "injustificado".


José Ladislao Estrada Gobea ya tiene un año acudiendo a la Julca que está ubicada en el bulevar Venustiano Carranza, donde hasta la fecha no ha podido hacer valer sus derechos como trabajador.


José fue despedido hace ya poco más de una año, debido a que la empresa para la que trabajaba cayó en quiebra.


Cajas Mico es la empresa que despidió a José y a alrededor de 10 personas sin darles una liquidación.


"Me despidieron, pero no me liquidaron", comenta, "fue para diciembre y no me dieron ni mi aguinaldo ni nada".


Tenía cuatro años laborando para esa empresa y tras 12 meses de demandas, José no ha podido recibir el dinero que la empresa tendría que pagarle por haberlo despedido.


Cuando José Ladislao llegó a esta Julca, fue asesorado y ahí, su abogado, le aseguró que tenía derecho a recibir alrededor de 80 mil pesos, pago que la empresa se negó a darle.


De ahí la cifra fue disminuyendo, hasta quedar en 20 mil pesos, esto, tras un acuerdo al que llegó con los directivos de la empresa.


El día de ayer, era un día importante para José Ladislao. Este viernes la empresa le pagaría los 20 mil pesos que venía peleando desde hace meses.


La cita era a las 12:30 del medio día, pero el representante de la empresa nunca llegó.


José Ladislao tendrá que esperar a que inicie el año para poder acudir de nuevo a esta Junta, con la esperanza de que ahora sí, la empresa le pague "lo que le debe".


"Ya no estoy pidiendo nada más, ya con que me dé eso y ya", expresó.


Al día de hoy, José necesita ese dinero, platica, para pagar las deudas que le dejó quedarse unos meses sin empleo.


Actualmente vive en la ciudad de Irapuato cada vez que había audiencia, unas seis veces, tenía que trasladarse a León, gastando en cada viaje alrededor de 500 pesos.


"Es muy estresante todo esto".


Los señores Pedro Morales y Jesús Bocanegra corrieron ayer con la misma suerte.


El día de ayer en las instalaciones de esta Junta de Conciliación y Arbitraje esperaban sentados a los representantes de la empresa Locsa (de seguridad) para que les pagaran 2 mil pesos, como parte de su liquidación.


Pedro y Jesús fueron despedidos de esta empresa, debido a que hubo recorte de personal.


El pago, que esta empresa quería darles, de liquidación, era de mil 400 pesos.


Jesús platica que él pedía que se le liquidara con unos cuatro mil pesos, pero la empresa también se negó a pagárselo. Por lo que, llegaron a un acuerdo "obligatorio", ya que los dueños de Locsa, los chantajearon, con que no les darían sus documentos si no aceptaban nada más 2 mil pesos.