Acervo de Fundidora estará en la web

Se trata de material histórico de las actividades de la siderúrgica entre 1900 y 1946.
La escuela Adolfo Prieto resguarda este legado.
La escuela Adolfo Prieto resguarda este legado. (gustavo mendoza)

Monterrey

Tras su cierre en 1986, aludiendo a una crisis económica, la memoria histórica de la antigua Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey permaneció olvidada, primero al aire libre, y en años recientes se le asignó un espacio en la Escuela Adolfo Prieto.

En agosto comenzó el proceso de digitalización del archivo de la primera siderúrgica de América Latina, que suma unos mil 700 metros lineales de documentos, en un proyecto conjunto entre el Archivo General del Estado y el Fideicomiso del Parque Fundidora.

Se trata de una deuda pendiente en materia de archivos, pues es uno de los acervos más importantes para entender gran parte de la historia del siglo XX de Monterrey, reflexiona Jesús Ávila, coordinador del proyecto y del Archivo Civil del Estado.

El proceso cuenta con la asesoría de Alberto Casillas, jefe de Archivo Histórico de Fundidora. El proceso se enfoca en los documentos más antiguos (1900-1946) como planos, documentos de resolución, dirección, contabilidad y relaciones públicas.

Este proyecto se hará por etapas, para que algún día pueda ser consultado vía una plataforma digital, aunque no hay fecha para esa última acción.

“De los mil 700 metros lineales de los que consta el archivo, al momento hemos digitalizado aproximadamente 27 metros. Es un proceso elemental que teníamos que hacer”, menciona Jesús Ávila.

En 2011, también comenzó la digitalización del banco fotográfico de la Fundidora, un acervo de 43 mil imágenes de autores como Guillermo Kahlo y Eugenio Espino Barros. La Fototeca del estado está a cargo del proceso, en coordinación con Conarte.

Un acervo importante

Durante algunas décadas fue difícil encontrar una familia en la ciudad que no tuviera un pariente o un conocido trabajando en la Fundidora de Acero.

Más allá de los planos, álbumes de juntas directivas o documentos de contabilidad, el archivo de la Fundidora da cuenta de aspectos sociales de sus trabajadores.

A 27 años del cierre de la acerera, sus documentos y fotografías siguen siendo de mucha utilidad para diversas disciplinas.

“Hoy en día los edificios que han sido restaurados dentro del parque han tenido como base las fotografías, planos y documentos antiguos para respetar su estructura en el mayor caso posible”, destaca Casillas.

La digitalización del archivo de la Fundidora permitirá conocer más sobre la historia de los obreros que ahí se desempeñaron hasta por tres generaciones.

“Ahí están los contratos colectivos de los trabajadores, donde se refleja las negociaciones laborales, las huelgas, todo eso es parte de la historia de la empresa. Se trata de una empresa emblemática donde hasta 1986 no había familia que no tuviera relación con la Fundidora”, externó el coordinador del proyecto.

Por ahora, la consulta del archivo histórico de la Fundidora continuará disponible vía documentos físicos, en tanto concluya la etapa de digitalización y sea de acceso público a través de internet.