Héroes detrás de un accidente

Cuerpos de seguridad de Torreón, Cruz Roja, Bomberos, Tránsito y Vialidad y Peritos, realizan acciones primordiales cuando ocurren los accidentes. 
Accidentes automovilísticos se han detonado en Torreón.
Accidentes automovilísticos se han detonado en Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

De día y de noche, la labor de los cuerpos de rescate y de seguridad, se realiza para que la ciudadanía pueda vivir con tranquilidad.

Son muchos los años que tienen en La Laguna la Cruz Roja, Bomberos, o Tránsito y Vialidad. Peritos de Torreón tiene un poco menos de tiempo, pero todos llevan a cabo acciones primordiales en los casos en que se genera algún incidente.

Ante los recientes hechos en los que los accidentes de tránsito se han hecho más frecuentes y sobre todo más graves, paramédicos, bomberos, oficiales de vialidad y peritos, han tenido que intensificar sus labores.

“La gente se enoja mucho con nosotros cuando los infraccionamos, pero tenemos que aplicar el reglamento”, comandante Mena.

Son ellos los héroes anónimos que hacen su aparición en el caso en que son requeridos.

De los agentes de vialidad, es importante destacar el trabajo de prevención que desempeñan y que por lo regular, se toma de mala manera por la ciudadanía, al punto en que es frecuente que los infraccionados, los amenacen, los agredan y hasta les escupan.

La realidad es que en un comparativo, la cantidad de vehículos que circulan en las calles desde hace diez años y a la fecha, se ha incrementado en alrededor de un 50% por lo menos, según datos de Tránsito y Vialidad de Torreón.

Muchos de los coches son Onappafa y es frecuente que estén involucrados en accidentes, pues son en primera instancia más económicos y también ofertan ciertas ventajas que un coche mexicano en toda regla sí debe cumplir.

LA FUNCIÓN DE UN AGENTE DE TRÁNSITO ES DISUASIVA

Comandante Mena



Hace más de diez años que el Comandante Mena es oficial de Tránsito y Vialidad. Señala que la función que realiza un agente de esta corporación, es disuasiva y procuran que las personas no sean imprudentes ni tampoco descuidadas, esto aplicando el Reglamento de Tránsito y Vialidad.

Para Mena, desgraciadamente, no ha habido un cambio drástico en lo que hacen los conductores ahora y lo que hacían hace diez años.

La diferencia sustancial, es que sí hay más vehículos circulando en las calles y por tanto, menos espacio para que se desplacen.

“Tuvimos un repunte en los accidentes. Afortunadamente tras los operativos que se ordenaron por parte de la comandancia, hemos notado que sí hay un decremento”, señaló.

Tienen ubicados perfectamente cuáles son las vialidades más peligrosas, las de circulación rápida, que es máximo de 60 kilómetros por hora. Los carros son más rápidos también y a las personas les gusta sentir la adrenalina.

La autopista Torreón-San Pedro, la Torreón-Matamoros, el Periférico, los pares viales como las calles 22 y 21, la Madero y la Comonfort, son algunos de estos lugares de veloz tránsito y donde se generan más accidentes y donde por cierto no se respetan los límites de velocidad.

La cantidad de vehículos que circulan en las calles desde hace 10 años y a la fecha, ha incrementado un 50%.

El operativo en la Torreón-San Pedro, escenario de letales choques, será permanente. El alcoholímetro se colocará al menos una vez a la semana. El de placas de Onappafa también será al menos una vez por semana.

Recientemente se implementó el de “motocicleta segura”, confiscando las motos de quienes no traen casco y se espera también implementar alguno para bicicletas.

“La gente se enoja mucho con nosotros cuando los infraccionamos, pero tenemos que aplicar el reglamento”, comentó Mena.

Los accidentes siguen siendo protagonizados por jóvenes, aunque son ellos quienes tienen mayor conciencia respecto al cuidado que deben tener al conducir.

Señala el Comandante que muchas veces, él o sus oficiales han estado desesperados al ver a una persona atrapada en un vehículo después de un accidente y se han metido a tratar de sacar a la persona, claro, siempre que esto no represente un riesgo para el lesionado.

“El simple hecho de traer un uniforme ya nos pone en riesgo. En los casos en que nos metemos a los vehículos a tratar de ayudar, también es peligroso, pero no queremos que ocurra una tragedia”, dijo.

Sus consejos para evitar un accidente son: respetar límites de velocidad, usar siempre el cinturón de seguridad, no distraerse, a las mujeres no maquillarse al conducir y a los motociclistas usar casco.

Además, es importante que piensen en las otras personas, y no solo en sí mismos, así pueden evitarse desgracias.

“Hay gente que nos trata mal. Pero otras personas hasta nos dan la bendición y eso es bueno. Trabajamos en la concientización y esperamos que algún día se termine todo esto”.