CRÓNICA | POR IMELDA TORRES

“Mi esposo vive de milagro, rezo porque no se muera”

Enedina ha pasado a su lado los últimos días, espera su recuperación, pero teme su trasferencia y que pongan en riesgo su salud.

Ella se enteró del accidente unas dos horas después.
Ella se enteró del accidente unas dos horas después. (Imelda Torres )

San Luis Potosí

Domingo Hernández Bautista tiene 32 años, es albañil, y desde agosto del 2015 dejó la comunidad La Soledad del municipio de Tampacán para junto con su esposa emigrar a Monterrey y ambos trabajar para dar una mejor vida a sus tres hijos.

Domingo es uno de los sobrevivientes del accidente del autobús que chocó por alcance un tráiler en Montemorelos el pasado domingo, con saldo de siete pasajeros muertos, y su esposa dice que es un verdadero milagro que esté vivo pues iba en el segundo asiento de la unidad.

Enedina Ramos Andrade dice que el percance fue a las cuatro de la mañana, y ella se enteró exactamente a las 06:21, cuando su mamá le habló del rancho y le mencionó lo que había pasado, pues la noticia llegó pronto a Matlapa, municipio de donde había salido el autobús a las ocho de la noche del sábado.

"Me empecé a preocupar pero hasta que no bajaran mis patrones de su recámara me empezaron a ayudar a localizarlo y fue como lo encontré en el hospital La Carlota, esto como a las 7:45. Mi esposo está vivo de milagro, ahora rezo por qué no muera".

Enedina trabaja como empleada doméstica, y domingo en la construcción, tienen tres hijos, dos niñas y un niño que dejaron al cuidado de los abuelos maternos en la comunidad.

Él había ido unos días a ver a su familia y regresaba a Monterrey cuando ocurrió la tragedia. Casi todos los pasajeros que iban en la parte de enfrente murieron.

Él milagrosamente quedó vivo, pero con graves fracturas. Del hospital La Carlota en Montemorelos fue llevado al Christus Muguerza, uno de los más prestigiosos hospitales de Monterrey, pero también de los más caros.

Ahí ya fue intervenido quirúrgicamente de una lesión en el cerebro, estuvo con respiración artificial pero poco a poco se ha ido recuperando. Dice que los pasajeros sí tenían seguro de viajero a través de la firma Quálitas, y que este mismo día habló con uno de los abogados y le dijo que hasta el lunes se entrevistará con los de esa compañía.

"Es todo lo que sé hasta el momento, sólo pido que el gobierno de San Luis Potosí y de Nuevo León me apoyen para que no sea trasladado a otro hospital porque aún le falta una cirugía, hasta que se recupere del todo", expresó, refiriendo que su esposo es originario de Chapulhuacanito, Tamazunchale pero viven ambos en La Soledad.

PIDEN DOCUMENTACIÓN

Refiere que la aseguradora está pidiendo documentación que no se ha podido entregar, "por eso es el miedo que tenemos de que en cualquier momento lo lleven a otro hospital cuando aquí ya se ha ido recuperando", lamentó.

Enedina ha dejado de laborar para estar al pendiente de su esposo, por lo que se le ha complicado apoyar en el sustento de sus hijos.

Ella y su esposo, como miles de huastecos, dejaron su tierra y a sus seres queridos, buscando precisamente una mejor vida para sus familias.