Nace Academia Mexicana de Parálisis Cerebral en GDL

La capital tapatía, sede de la Reunión Anual de la Sociedad Mexicana de Neurología Pediátrica, celebrada del 20 al 23 de mayo de este año, fue el marco para anunciar la reciente creación.
Se anuncia la creación de la Academia Mexicana para la Parálisis Cerebral y Trastornos del Neurodesarrollo en Guadalajara
Se anuncia la creación de la Academia Mexicana para la Parálisis Cerebral y Trastornos del Neurodesarrollo en Guadalajara (Especial)

Guadalajara

La capital tapatía, sede de la XXIV Reunión Anual de la Sociedad Mexicana de Neurología Pediátrica (20 al 23 de mayo de este año), fue el marco para anunciar la reciente creación de la Academia Mexicana de Parálisis Cerebral y Trastornos del Neurodesarrollo, un organismo que por primera vez se instala en el país ya con el reconocimiento de las academias pares en Estados Unidos, la Unión Europea y Australia. La parálisis cerebral es la causa más común de discapacidad física severa en la infancia.

“Queremos crear conciencia acerca de la importancia del diagnóstico oportuno, certero y el tratamiento temprano de este padecimiento neurológico que causa discapacidad en niños y eventualmente en adultos”, indicó el neuropediatra Jorge Carranza del Río, secretario de la naciente agrupación, en entrevista con MILENIO JALISCO.

Y es que en nuestro medio, los papás reciben un diagnóstico definitivo de parálisis cerebral hasta que sus hijos tienen tres o cuatro años, “cuando a partir de los 18 meses ya puede establecerse el diagnóstico final y desde antes, seis a ocho meses de vida, ya tienes indicadores muy importantes de un problema que va a causar discapacidad motora por daño neurológico”, dijo, tras apuntar que tal tardanza se debe en buena parte a falta de conocimiento de los profesionales de la salud y de cultura médica básica de los padres.

“Muy frecuentemente el médico de primer contacto, que puede ser desde el médico general hasta un pediatra, dice que hay niños que son flojos, que llevan su propio ritmo, y no existe tal. No hay niños flojos. Si un niño no está logrando los mínimos eventos de desarrollo los primeros meses de vida, ya son focos rojos para enviarlo a un especialista”, subrayó.

En México tampoco se tiene una estadística de la parálisis cerebral, aunque en diferentes países desarrollados se ha calculado que se presentan de tres a cuatro pacientes por cada mil habitantes. “Es algo muy relevante, es más frecuente que el síndrome de Down”, afirmó. De hecho, hay estimados en países subdesarrollados que oscilan entre los seis y los ocho casos por cada mil habitantes, pero es un cálculo incierto.

La parálisis cerebral se refiere a un daño neurológico estático, es decir, que no va a empeorar. Hay varias expresiones y grados de severidad. El origen es cualquier alteración o lesión cerebral que puede presentarse antes del parto, durante el parto o después del nacimiento y hasta los dos años de vida. El especialista enumeró ejemplos: en el útero, por alguna infección padecida por la madre, preeclampsia, diabetes gestacional, falta de un buen cuidado médico durante el embarazo; en el parto dificultades para nacer o falta de oxigenación; tras el nacimiento por una infección severa como la meningitis, un traumatismo craneal, encefalitis, hemorragia cerebral,  exceso de bilirrubina.

Carranza del Río aseguró que si la alteración se detecta tempranamente, el grado de discapacidad que pueda ocasionar podrá ser “ser minimizado de una manera importante”. Incluso, hay mejoría aún en pacientes muy afectados, cuando se inicia el tratamiento científicamente aprobado, multidisciplinario. Entre las ventajas se encuentran mayor funcionalidad del niño o niña, más independencia, un grado de comodidad sin dolor, y también una mejoría de la calidad de vida de la familia y de los cuidadores. “Comunicación, visión, audición, crecimiento, ganancia de peso, movilidad, postura, comodidad, todos estos aspectos pueden mejorarse, al grado que puedan integrarse a la sociedad, como el resto de niños, con algunas adecuaciones”, sostuvo.

El pilar del tratamiento es el enfoque multidisciplinario que involucra a neurólogos y rehabilitadores. “La rehabilitación física adecuada y documentada es una parte fundamental”, acotó. A la par, el uso de medicamentos orales o inyectados para mejorar el tono muscular y el empleo de aparatos ortopédicos y ortésicos para facilitar el movimiento de los pacientes, así como la agudeza visual y auditiva, que muchas veces es subdiagnosticada.

En México se ha conocido del trastorno a través de la Fundación Teletón, que “ha hecho una labor invaluable en crear conciencia en la población general sobre la parálisis cerebral, y cubre una necesidad que el Estado no ha podido solventar porque los costos de la atención del paciente con parálisis cerebral establecida son muy altos, y no tienen cómo cubrirlos. Ha provocado que se conozca, sin embargo hace falta mucho más para la detección temprana y el inicio del tratamiento”, precisó el entrevistado.

Así, la Academia Mexicana para la Parálisis Cerebral y Trastornos del Neurodesarrollo va a facilitar el conocimiento para hacer un diagnóstico y un tratamiento adecuado y para ello conjuntará a todos los especialistas involucrados en la atención de estos padecimientos: neurólogos, neuropediatras, rehabilitadores, fisioterapeutas, terapistas ocupacionales, psicólogos, ortopedistas, etcétera, van a tener cabida. Su primera actividad académica tendrá lugar en septiembre próximo, en la ciudad de México.

Más informes: jcarranza_mx@yahoo.com y vallejomd@gmail.com.

 

De la parálisis cerebral

La parálisis cerebral es la causa más común de discapacidad física severa en la infancia

Es el resultado de una anormalidad (no progresiva) en el sistema nervioso central que se adquiere antes del nacimiento, al nacer o en los dos primeros años de vida

Afectan el tono muscular, la postura y/o el movimiento. Los niños tienen dificultad para asir objetos, gatear y caminar

Se estima que de 3 a 4 niños de cada mil la padecen, aunque la incidencia se podría duplicar en países en desarrollo

El 80% de estos niños tiene problemas para caminar, como resultado de la espasticidad de las extremidades, lo que puede ocasionar contracturas severas y deformidad

Las alteraciones pueden minimizarse con tratamiento integral que incluye rehabilitación física, medicamentos y aparatos ortopédicos

Desde hace 25 años la aplicación de toxina botulínica es una opción farmacológica para tratar la espasticidad de las extremidades, y disminuir la discapacidad, a veces acompañada de cirugías, otras las hace innecesarias

 

Fuente: Dr. Jorge Carranza del Río