Quince casos de abusos contra menores en redes sociales

Se dan principalmente en Facebook entre edades de 12 a los 17 años. El Centro de Justicia de Mujer la en Torreón señala que las menores tienen varios perfiles y hacen todo para tener más seguidores.
Las edades de los abusos son entre los 12 a los 17 años de edad.
Las edades de los abusos son entre los 12 a los 17 años de edad. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Con edades que oscilan de los 12 a los 17 años de edad, el Centro de Justicia para la Mujer en Torreón ha registrado durante el año en curso al menos 15 casos de abusos y agresiones cometidos por hombres en contra de menores y adolescentes que utilizan el Facebook.

Natalia Fernández Martínez apuntó que el problema para realizar las detenciones, es que no se cuenta con una agresor en físico sino con un perfil virtual que es operado desde cualquier sitio con internet.

"Varias niñas han recibido este tipo de amenazas y se acercan a hacer la denuncia. Desafortunadamente el problema con este tipo de delitos es que no tenemos al agresor en físico, no tenemos a una persona a quien seguir porque la mayoría de las veces crean varios perfiles, varias cuentas de perfiles que la mayoría de las veces son falsos", refirió la titular del Centro.

Existen hackers que invaden las cuentas, la desaparecen o mueven la dirección, son muchas cosas que sí se pueden perseguir, sin embargo se vuelve más complicado, por eso le vamos apostando más a la prevención para evitar los riesgos.

Como constante dijo que las adolescentes no consideran el riesgo que corren en el intento de tener el mayor número de amigos en sus redes sociales. La "necesidad" de ser populares impulsa a aceptar a cualquiera como amigo o seguidor.

"Se genera mucho este gancho, esta oportunidad de que son niñas que están en cierto grado de vulnerabilidad, que crean también sus imágenes, que muchas veces no tienen un control sobre lo que están publicando, no saben los adultos tampoco lo que están haciendo, incluso hay veces que al igual que los agresores, ellas tienen dos o tres cuentas diferentes para separar a la familia, los ligues en este tipo de situaciones y los amigos.

"Lo que tratamos de evitar es que haya consecuencia, como ya lo hemos visto en cuanto a los diferentes abusos, incluso de tipo de sexual. Las extorsiones que ya son muy comunes por parte de los agresores cibernéticos que les dicen:

'Tenemos qué vernos, o tienes qué darme dinero porque sé donde vives y le voy a hacer daño a tu familia', esas las amenazas más frecuentes".

¿Se amplía la amenaza del primer contacto al abuso y del abuso al mantener una relación sujeta a un intercambio de tipo económico o sexual?

Sí. Incluso no hay muchas veces el acercamiento, muchas veces son a través de fotografías que intercambian por redes sociales, por eso muchas veces se vuelve difícil ubicar al agresor. Son este tipo de agresiones y amenazas las que recibimos nosotros con las usuarias.

¿Tienen vínculo con la policía cibernética para que agilice el procedimiento de búsqueda?

Sí, existe el vínculo con la Procuraduría General de la República, sin embargo el problema que se tiene la mayoría de las veces, incluso con la policía cibernética, que nos apoya mucho y hace una gran colaboración, es que, incluso teniendo la dirección IP (número único e irrepetible con el cual se identifica una computadora conectada a una red) no tienes la certeza de la persona que está operando del otro lado.

Existen hackers que invaden las cuentas, la desaparecen o mueven la dirección, son muchas cosas que sí se pueden perseguir, sin embargo se vuelve más complicado, por eso le vamos apostando más a la prevención para evitar los riesgos.

El problema no es que aparezca una mujer desnuda en fotografías sino lo que conlleva, como la amenaza de mostrarlas a los padres, el chantaje moral diciendo 'Van a saber el tipo de persona que eres' o el chantaje de colocarla en las redes sociales.

Ante el crecimiento exponencial de usuarios menores de edad de la Internet, el Centro de Justicia para la Mujer realizará en el próximo ciclo escolar una capacitación de la mano de la Fiscalía Especializada para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas, (Fevimtra).

Con soporte de formato de historieta o comic que se entregarán en primarias, secundarias y preparatorias, se intentará prevenir los delitos de violencia contra las mujeres, la trata de personas y los delitos cometidos en contra de niñas y niños que utilizan las redes sociales.

Se apoya a la familia para que sean bajados de la red los perfiles que los extorsionadores generan y se hagan las denuncias a través de las mismas redes sociales, además de solicitar la participación de las policías y de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica y de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información.

Aunque son 15 los casos que se han recibido en el primer semestre de 2015, Fernández Martínez dijo que existe conciencia de que son muchos más pero el temor de ser expuestos inhibe la denuncia.

Por ello enfatizó, ninguna usuaria es estigmatizada y se les dice que la situación es sólo un error común de la edad, en tanto que se les amplía el panorama asegurándoles que los agresores cibernéticos pocas veces cumplen las amenazas.

De los quince casos que concentra el Centro de Justicia para la Mujer, tres han generado una averiguación previa luego de localizar al agresor y se ha consignado a un hombre, Charlie, quien se encuentra actualmente en el Centro de Reinserción Social de Torreón, precisó Natalia Fernández.

"El internet está llegando a muchos sectores de la población y la mayoría de las veces no importa su calidad social y su capacidad adquisitiva; cualquier persona tiene acceso a un Smartphone y hay muchos sitios con redes abiertas, entonces cualquier persona tiene acceso o incluso en los Café Internet. En Torreón hemos visto que las mujeres más vulnerables son de clases media y media alta", indicó la entrevistada.