Usuario de Facebook fue procesado por abuso sexual

Charlie y/o Charly Ulises Cárdenas López de 26 años conoció a su víctima de 16 por esta red social. Luego de ganarse su confianza se citaron donde él se aprovechó, luego continuó acosándola.
Hay 15 casos de abusos contra menores en redes sociales.
Hay 15 casos de abusos contra menores en redes sociales. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

La madrugada del 22 de julio Charlie y/o Charly Ulises Cárdenas López fue remitido al Centro de Reinserción Social de Torreón, acusado de haber cometido abuso sexual con violencia, equiparable a tocamientos, sobre una adolescente de 16 años de edad.

Con domicilio en una zona popular de Torreón, desempleado y en unión libre con una mujer con la cual procreó un hijo al que no le han puesto siquiera el nombre, Charlie Ulises, originario del Estado de México, refirió a la autoridad el tener 26 años y saber leer y escribir debido a que concluyó el tercer semestre de la carrera de administración.

Ante el diagnóstico se recomendó de inmediato para Mariana terapia psicológica personalizada pero también sesiones donde participe la familia para lograr superar la situación de violencia que sufrió la menor.

Nació el 15 de abril de 1990 en el seno de una familia trabajadora pero sin una figura paterna visible. Bajo el techo de la familia de su concubina y sin ingresos que pueda reportar de un trabajo nominal o estable, Charlie Ulises Cárdenas debió enfrentar el proceso penal 70/2015 pues se le acusó de abuso sexual con violencia en contra de una menor que, previamente, lo había señalado en el Centro de Justicia para las Mujeres como su violador.

De acuerdo al expediente que se encuentra radicado en el Juzgado Cuarto Penal, agentes de la Policía Operativa lo detuvieron en flagrancia y a petición de la menor.

Charlie contactó a la menor alrededor de las 13:20 horas del 20 de julio, llegó en una camioneta hasta donde se encontraba ella y le exigió subir a la Pick Up blanca modelo 1993. De no hacerlo, sentenció, la mataría.

Mientras forcejeaba con la joven para subirla por la fuerza a la camioneta, Charlie le realizaba tocamientos considerados invasivos o inmorales. Fue en ese momento en que la joven se percató de que a poca distancia circulaba una patrulla y pidió ayuda a los agentes estatales.

De inmediato el hombre fue detenido y trasladado a la estación de policía número 02 de Torreón, donde se elaboró un parte informativo, en tanto que el caso fue turnado al Centro de Justicia Para las Mujeres debido a que la víctima, luego de solicitar apoyo, precisó a los policías que el agresor la hostigaba y en fechas pasadas la había violado, situación que reportó en el mismo Centro de Justicia.

Debido a que era la primera vez que se le instruía un proceso penal, tras ser detenido Charlie se reservó su derecho a rendir declaración con respecto a los hechos que se le imputaban y de inmediato su abogado defensor amplió el plazo constitucional de 72 hasta por 144 horas para resolver su situación jurídica.

Sin embargo esto no impidió que se demostrara su participación y responsabilidad en los hechos y que se le dictara auto de formal prisión por el abuso sexual cometido con violencia. Asimismo que se le abriera un nuevo expediente y proceso penal por la violación ejercida en contra de una menor.

El diagnóstico y la protección de la menor

La identidad de la menor se reserva bajo un seudónimo. Y a partir de las siguientes líneas nos referiremos a ella como Mariana.

Charlie contactó a la menor alrededor de las 13:20 horas del 20 de julio, llegó en una camioneta hasta donde se encontraba ella y le exigió subir a la Pick Up blanca modelo 1993. De no hacerlo, sentenció, la mataría.

Natalia Fernández Martínez, directora general del Centro de Justicia para las Mujeres, conoce de su caso. Se trata de una adolescente quien en compañía de su madre le solicitó ayuda y precisó que conoció a Charlie a través del Facebook.

Mariana mantenía la relación con Charlie a espaldas de su familia. Como acto de rebeldía mantenía un perfil oculto y comenzó mentir para conocer a personas a través de la red social, situación que ahora lamenta profundamente.

Su amigo Charlie propició el encuentro, tras haberse ganado su confianza la citó para conocerse. Mariana accedió sin saber que "su amigo" concluiría violándola. El ataque, si bien considerado brutal, continuó una progresión donde el acoso y la extorsión psicológica se hicieron presentes.

Mariana debió contarle todo a su madre y juntas denunciaron el hecho ante el ministerio público del Centro de Justicia para la Mujer.

Mientras las autoridades avanzaban en la averiguación, el agresor se presentó de nuevo para intentar, una vez más, violar a la adolescente, situación que se aprovechó para lograr la detención.

Cabe mencionar que de inmediato Mariana fue atendida psicológicamente y el peritaje emitido por la coordinación de servicios periciales, demostró a través de la prueba HTP (House, Tree, Person) de John N. Buck, que la menor fue sujeta a abuso sexual sufriendo afectación emocional a través de estrés, miedo, estado paranoico y ansiedad.

Ante el diagnóstico se recomendó de inmediato para Mariana terapia psicológica personalizada pero también sesiones donde participe la familia para lograr superar la situación de violencia que sufrió la menor.