Abundio Martínez es el más grande músico

Compositor de origen indígena y otomí, fue director de la banda de música de Popolitlán a los 17 años y autor de valses y polkas.
Partitura original del “Hidalguense”, pieza clásica de la tradición nacional.
Partitura original del “Hidalguense”, pieza clásica de la tradición nacional. (Cortesía)

Pachuca

Pocos autores representan con su obra un periodo específico en la música mexicana, y la del hidalguense Abundio Martínez representa en sí misma un tesoro para el país.

Apolonio Abundio de Jesús Martínez Martínez, nació el 8 de febrero de 1875 en el barrio de Santa Bárbara del municipio de Huichapan, una carrera desarrollada a finales del siglo XIX y principios del XX, y pocos son los conocedores que saben de la valía de su persona y de su legado, para muchos uno de los músicos más olvidados de nuestro país. Es autor de valses, polkas, chotis, danzas, pasos dobles, una obra que celosamente almacenada celosa en la biblioteca de la Escuela Nacional de Música de la UNAM, y que representa una etapa transitoria en la música mexicana.

Su creación más popular es el Vals “Arpa de Oro”, dedicado al entonces presidente Porfirio Díaz, y que en comparación con otro contemporáneo, Juventino Rosas, Martínez plasma en sus notas una compleja sencillez armónica y melódica.

Fue clarinetista de la Banda de Zapadores, bajo la dirección de Miguel Ríos Toledano, y ese es el primer indicio que se tiene sobre su formación musical, que aún al ser desconocida su composición muy popular en su tiempo, y se sabe que escribió cerca de 200 obras, de las que se conocen apenas una parte.

Fue un extraordinario compositor de origen indígena y otomí. En su infancia aprendió armonía, contrapunto y solfeo al lado de su padre Don José María del Pilar Martínez, quien era director de la banda de música de Huichapan. Abundio también tocaba el piano, el clarinete, el violín, la guitarra, la mandolina y el chelo.

En 1882 fue director de la banda de música de Popolitlán, a los 17 años. Tras la muerte de su padre, él y sus hermanas Dolores y Soledad viajaron a la ciudad de México. En 1897 conoció a Miguel Ríos Toledano, quien lo incorporó a la Banda de Zapadores. En 1908 fue vocal de la sociedad de compositores “Felipe Villanueva”.

El estilo musical de Abundio está influenciado por el romanticismo y tiene un carácter típicamente europeo. Es el autor de más de doscientas obras, entre las que se encuentran marchas, valses, polkas, danzas y el paso doble.

Algunas de sus melodías más destacadas son: La paz de México, Poesía, Arpa de oro, Liras hermanas, Muchachas y flores, Ensueños de oro, Ana Gloria, Onda Cristalina, Besos y pesos, Delirio de amor, Noches apacibles, En el espacio, Los chamacos, Tú eres un ángel-juego de danzas, Diez danzas para canto y piano, Un día de campo, Hidalguense y En alta mar, vals dedicado a Carmelita Romero Rubio, quien era esposa de Porfirio Díaz.

Su vida, como la de muchos artistas mexicanos de la época, fue de gran pobreza. Fue encontrado muerto por tuberculosos un 27 de Abril de 1914, envuelto en un raído abrigo por dos niños que vivían en la misma vecindad.

Su mobiliario consistía en un hermoso piano, varios instrumentos musicales, un camastro y algunos recipientes.

Claves

Un poco de historia

- El estilo musical de Abundio está influenciado por el romanticismo y tiene un carácter típicamente europeo. Es el autor de más de doscientas obras, entre las que se encuentran marchas y valses.

- En 1897 conoció a Miguel Ríos Toledano, quien lo incorporó a la Banda de Zapadores. En 1908 fue vocal de la sociedad de compositores “Felipe Villanueva”.

- Algunas de sus melodías más destacadas son: La paz de México, Poesía, Arpa de oro, Liras hermanas, Muchachas y flores, Ensueños de oro, Ana Gloria, Onda Cristalina, Besos y pesos, Delirio de amor.