Abogado señala a tres socios prestanombres

El jurista dijo que en el centro de apuestas La Fortuna estaban los accionistas que son relacionados con Luis Armando Jerezano.
Se realizó un cateo al negocio.
Se realizó un cateo al negocio. (Archivo)

Monterrey

El abogado Erik Garza Treviño, arrestado y liberado hace unos días tras un cateo y cierre del casino La Fortuna por parte de la Marina y el SAT, confesó y hundió al juez cesado Luis Armando Jerezano Treviño, al confirmar que los nuevos accionistas de la casa de apuestas son en realidad sus prestanombres.

Según la averiguación AP/PGR/SEIDO/UEIARV/2013, el litigante, por temor a que tomaran represalias contra él y su familia, ratificó que en el casino La Fortuna estaban los prestanombres del juez Jerezano Treviño y que además buscaban apoderarse de otro negocio en Los Cabos.

“Quiero señalar que Antonio Orlando Balderas Martínez, Antonio Cuauhtémoc Ramírez Voguel y Jerónimo Chaib son prestanombres de Luis Armando Jerezano Treviño; también me comentó Ramírez Voguel que había un casino en Los Cabos, Baja California, y que también teníamos que pelearlo.

“En septiembre se juntó Antonio Villarreal y (el ex procurador) Gerardo Montes (abogado de los dueños Arturo Cardona y Jesús González) y le ofreció que si les entregaba 150 millones de pesos y los casinos ubicados en Monterrey y Los Cabos, los perdonaba y se acaba el juicio y los problemas.

“Luis Armando Jerezano Treviño me comentó que buscara a Raúl González Martínez y les dijeron si había posibilidad de arreglar el asunto en los términos que habían pactado con Gerardo Montes; sólo por medio de Luis Armando Jerezano Treviño sé que levantaron a Arturo y lo obligaron a firmar el acta de asamblea ante el notario público No. 35 de Monterrey, pero no sé si falsificaron la firma de Jesús, ya que tengo entendido que se encontraba fuera del país, en Miami, Florida”, señala en su declaración.

Garza Treviño narra a la autoridad de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada que el juez cesado Jerezano Treviño pide darles otra calentadita a los socios de La Fortuna, Arturo y Pedro Cardona Calderón.

“Nos juntamos como en marzo sin recordar la fecha del 2013, Antonio Cuauhtémoc Ramírez Voguel y Luis Armando Jerezano Treviño, escuchando que decían que estos güeyes no entendían, refiriéndose a los Cardona, y que había que darles otra calentadita.

“Preguntándole que a qué se refería, me dijo Jerezano que había que levantarlo de nuevo, confirmando que fue donde obligaron a Arturo Ignacio Cardona Calderón y Francisco Sergio Jiménez Escobar (socios de La Fortuna) a firmar el acta de asamblea”, relata Garza Treviño.

El abogado continúa su narración de los hechos, en la que explica que, por miedo, continuó trabajando para el juez que es investigado por presuntamente favorecer a casinos con  juicios de amparos.

“Al escuchar esto me dio miedo y le comenté a (mi ex compañero de oficina) Antonio Villarreal que ya no me estaba gustando trabajar de esa forma, diciéndome que hablara con Jerezano, y me dijo que ya sabía mucho y que ni me podía salir, aparte de que no tenemos apoderados; continué con mis labores bajo el temor de que me hicieran algo a mí y a mi familia”.

Garza Treviño es el mismo que el pasado 10 de enero obtuvo una suspensión de amparo y cumplió con 24 de las 36 horas de arresto que había ordenado el juez segundo penal de Monterrey, por lo que abandonó las instalaciones de Seguridad Pública del Estado.

El supuesto apoderado de La Fortuna fue arrestado porque se negó a exhibir el documento original del 11 de mayo de 2012, en el que se asentaron los diversos acuerdos en la asamblea extraordinaria de acciones del casino a través de la empresa Recreaciones de Habilidad y Destreza, SA de CV, de la que se falsificó una firma de uno de los socios para pasar las acciones a los presuntos prestanombres del juez cesado Luis Armando Jerezano Treviño.