Potosina avanza a octavos en Abierto de Tenis

Marcela Zacarías sacó ventaja que se reflejó en el marcador de 7-5 contra la Carolina Betancourt, como parte de las acciones desarrolladas en el Club Campestre.
Parte de las acciones realizadas por Marcela Zacarías
Parte de las acciones realizadas por Marcela Zacarías (Sergio Sánchez)

Tampico

La potosina Marcela Zacarías fue la única de las cuatro mexicanas que pudo avanzar a la ronda de octavos de final, luego de imponerse en dos sets a Carolina Betancourt, también de México, dentro de la actividad de primera ronda del Abierto de Tenis 2014 que se juega en el Club Campestre Tampico.

Marcela Zacarías, imprimió toda su juventud en un duelo fraternal, porque no solo Betacourt es su compatriota, ambas son del estado de San Luis Potosí y por si fuera poco entrenan juntas; ya en la cancha no hubo amistad de por medio, Zacarías no perdió la oportunidad de avanzar a la siguiente fase, desplegó un gran juego basando en la velocidad, servicios precisos y con un revés efectivo.

Al culminar el encuentro la ganadora de 20 años de edad lamentó haber enfrentado en primera ronda a su amiga y compañera "estoy súper contenta, que mala onda que fue contra otra mexicana, pero es una buena oportunidad para jugar la dos del torneo, así que, es una chance para mí de ver cómo estoy con mi nivel y disfrutarlo". De su desarrollo en la cancha, aseguró haber jugado bien, "hubo unos momentos en los que como que me iba y ella (Carolina Betancourt), jugó bien, tuvo buenos tiros. Creo que jugué muy rápida y esa fue mi ventaja". Expresó.

En uno de los mejores duelos de la noche, la sembrada 1 del torneo, la española Laura Domínguez Lino, batalló en serio para doblegar a la mexicana Victoria Rodríguez, sobre todo en el segundo set donde la jugadora azteca se metió de lleno al juego.

El primer tercio del juego se lo agenció España 6-2 y el segundo parcial también fue para la europea pero con un cerrado marcador de 7-5.

La otra participación nacional, la tuvo Ana Sofía Sánchez, ante Irina Falconi de Estados Unidos, quien mostró una vasta experiencia en el manejo de partido, pues desde el fondo de la cancha se acomodó bien para meter de manera constante en dificultades a la mexicana, al final la estadounidense se impuso con parciales de 6-1 y 6-2.

"La clave fue el saber cómo manejar las emociones y como controlar el ánimo, yo solo quería ser consistente; si uno no tiene confianza, no debe estar en la cancha", dijo la originaria de Florida, Estados Unidos.