Mi mamá y yo hacemos un gran equipo: Nadia Porras

A la medallista paralímpica mexicana no le gustan las cosas fáciles, recibió más de 80 medallas de oro, plata y bronce. Fue el mejor promedio de la carrera de Relaciones Internacionales de UVM.

Torreón, Coahuila

A Nadia Cristina Porras Izquierdo medallista paralímpica mexicana oriunda de Torreón no le gustan las cosas fáciles, recibió más de 80 medallas de oro, plata y bronce.

Fue el mejor promedio de la carrera de Relaciones Internacionales por la Universidad del Valle de México (UVM) Plantel Laguna, con certificación en Negocios Internacionales en la Escuela Superior de Comercio Exterior de París y la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas.

Habla inglés, francés y español además es conferencista y trabaja en una planta local. Nada la detiene, ni el diagnóstico médico devastador: esperanza de vida le alcanzaría sólo los cuatro primeros años.

Ahora tiene 23 y planea seguir nadando, tiene novio y en un futuro desea formar una familia. De su mamá dice: "hacemos un gran equipo ella y yo".

"Mi vida ha sido maravillosa, nunca he sentido que sea difícil, al contrario creo que he tenido muchísimas bendiciones".

Platica con una carga de energía que contagia. La entrevista se desarrolló en su casa, una hora después de su salida del trabajo a las 5:30 de la tarde. Ella sola se traslada al ahí, en una unidad automotriz que se acondicionó para que pudiera operarlo.

Sus piernas no alcanzan los pedales por eso se realizó un mecanismo que pudiera sustituir ese movimiento y lo aprendió perfecto. Disfruta de ir al mandado, de paseo y su mamá dice que cuando salen la detienen para tomarse una foto con la medallista.

Está próxima a cumplir sus 24 años, el 7 de marzo, es de signo piscis dice y asegura que sus medallas, sus trofeos y diplomas se los dio a su mamá y a su abuela, ella se queda solo con los recuerdos de cada uno de ellos.

No podría dice, escoger el recuerdo más bonito de su carrera deportiva, pues en cada una de ellos había una historia detrás. Por supuesto que el ir a Beijing, fue un momento significativo pues fue la coronación de cuatro años de esfuerzo y sacrificio.

"Comencé mi carrera de atletismo desde los ocho años, mis competencias locales eran con personas con capacidades diferentes combinadas unos con Síndrome de Down, con retraso mental o cuestión motriz.

Yo solo disfrutaba de nadar que es lo que más me gusta y no sabía de competir con personas con capacidades diferentes que pudieran hacer lo mismo que yo con su discapacidad. Mi primera competencia nacional no la sentí como tal, la disfrute", señala.

Cuenta que el deporte en aquel entonces no estaba preparado para los atletas paralímpicos, el apoyo era casi nulo.

Las riendas las tenían personas que no contaban con la experiencia necesaria y muchas de las veces se competía como dicen por amor al arte, aunque nunca hubo 100 un por ciento de apoyo, sí se generó alguna respuesta cuando ya se fueron viendo resultados.

"Mi última competencia oficial fue en 2011 en los juegos Parapanamericanos en Guadalajara, por problemas serios de salud aunque espero que en un futuro pueda regresar a nadar".

Era una buena estudiante, siempre le gustó, solo tuvo crisis severa de adolescente, se revelaba contra su mamá quien le prohibía cierto tipos de amistades, al final le dio la razón. Al dejar la adolescencia y con unas cuantas lecciones de la vida, la relación con su mamá mejoró.

"Mi vida ha sido maravillosa, nunca he sentido que sea difícil, al contrario creo que he tenido muchísimas bendiciones. Siento que sufre más la familia de la persona con capacidades diferentes que la misma persona que posee un padecimiento.

A todos les digo que no sufro por que es lo único que conozco. Desde que yo llegué a esta vida, esto es lo que conozco y me siento rica, no me falta nada. Sin embargo, sí de niña me lastimaba sin querer pues no conocía mis limitaciones físicas ahora sí", comparte.

En la empresa donde presta sus servicios, es compradora táctica en el departamento de materiales. Entra a trabajar a las 7:00 horas llega incluso 15 minutos más temprano, sueña con realizar cosas y en un futuro no inmediato formar su propia familia.