Encontraron el amor salvando vidas

Mariela y Cipriano comparten la vocación por atender emergencias en la Cruz Roja de Torreón. Un herido de bala fue la primer vez que trabajaron juntos. Llevan 7 meses de novios.
Mariela y Cipriano.
Mariela y Cipriano. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

El amor se manifiesta de muchas maneras. Hay gente que tiene una vocación de servicio generosa y que toma la alternativa de vida de convertirse en Técnico en Urgencias Médicas, con preparación académica especializada, en Cruz Roja de Torreón.

Mariela y Cipriano se conocieron en la Benemérita institución. A la par de sus respectivas profesiones, ellos laboran como TUM, o paramédicos voluntarios, en Cruz Roja.

“Al principio ella ni me pelaba”, dice el joven que está estudiando medicina. Pero admiraba su profesionalismo cuando iban a cubrir un accidente, como manejaba al paciente para tratar de que se salvara.

El tiempo de sus labores respectivas los limita un poco, pero no importa, por que siempre hay tiempo y espacio. Eso y más, logra el amor.

De hecho, se vieron por primera vez, cuando iban a atender a un paciente con heridas por arma de fuego.

Se hicieron amigos. “El prácticamente era mi confidente. Muchas cosas que no le decía a nadie se las podía platicar a él”, asegura ella, quien tiene una ingeniería.

El flechazo fue inevitable. Pero tuvieron que pasar muchas pruebas para poder llegar a donde ahora están, chismes, comentarios mal intencionados, lo que ha permitido que todo sea más fuerte para ellos ahora.

Hace siete meses que son novios, en un trabajo que también implica riesgos para ellos. Aún así, ella, quien afirma que nunca creyó en eso que la gente llama amor, está convencida de que vale la pena total enamorarse, correr el riesgo.

“Queremos estar juntos y nos sentimos felices”. En ocasiones les corresponde acudir a los servicios juntos.

Comparten su historia con sendas sonrisas, el tiempo de sus labores respectivas los limita un poco, pero no importa, por que siempre hay tiempo y espacio. Eso y más, logra el amor.