Llevan 56 años amándose

Jorge Martínez Guzmán y Yolanda Fernández de Martínez aseguran que fue amor a primera vista. Entre lo más duro que han vivido fue el secuestro de uno de sus hijos y 2 nietos.
Jorge y Yolanda.
Jorge y Yolanda. (Yazmín Murra)

Torreón, Coahuila

Jorge Martínez Guzmán y Yolanda Fernández de Martínez son una feliz pareja que lleva más de 56 años de matrimonio.

A sus 75 y 77 años de edad mantienen el romanticismo en sus vidas.

Se conocieron en 1957, fue amor a primera vista, cuenta Jorge. Con tan sólo 16 años de edad le aseguró al verla que sería su novia.

“Los hechos hablan más que mil palabras y cuáles son, el que nos hemos mantenido juntos".

“Tenía 16 años y en el momento que la ví le dije que sería mi novia y le declaré que se casaría conmigo. Me trajo 15 días a vuelta y vuelta, para cuando me dio el sí, yo estaba plenamente enamorado de ella”, recordó.

Considera que el amor, ahora reflejado en sus hijos, nietos o bisnietos, es lo que les ha dado la plenitud para tener una larga vida.

“Nunca nos hemos dejado de amar, nosotros sí hemos llegado a esta edad es porque se ha mantenido el amor”.

Uno de los principales retos que han enfrentado juntos, ha sido el secuestro de uno de sus hijos y sus dos nietos, quienes no han sido localizados, siendo la experiencia más dolorosa en sus vidas, que los ha unido a la vez.

“Los hechos hablan más que mil palabras y cuáles son, el que nos hemos mantenido juntos. Hemos sido un ejemplo a seguir y eso nos da mucho gusto, porque siempre que se casa alguien yo le deseo que llegue a la edad a la que Yolanda y yo llegamos”.

BETY E IGNACIO, FUERON NOVIOS 8 AÑOS

Bety e Ignacio se conocen desde muy jóvenes, cuando estudiaban preparatoria, él en el Tecnológico de La Laguna y ella en la PREFEMA, desde donde se venían caminando hasta el centro para platicar y hablar de música.

Luego vivieron juntos la universidad, Bety en la Facultad de Medicina e Ignacio en la UANE donde estudió ingeniería industrial y se casaron muy jóvenes, cuando hacían su servicio social, emprendieron juntos el camino de la felicidad que es el matrimonio.

28 años después de dar el sí, reflexionan y saben que el matrimonio ha valido la pena, han compartido desde siempre el amor por la educación.

A los Lazalde Gutiérrez les une su amor por la educación, por la música, que heredaron de su familia y por convivir en el centro de la ciudad.

Además de estar al día en conceptos sobre su trabajo en la Preparatoria Miguel de Unamuno, en el centro de la ciudad, donde se ha desarrollado prácticamente toda su vida, tuvieron cerca de sus padres y las escuelas de sus tres hijos, hoy profesionistas.

El noviazgo fue de ocho años y se ha prolongado hasta hoy, “todo va bien hasta ahorita, el problema surgiría si él comenzara a hacer cuentas de los años que llevamos casados”, dijo Bety Guettiérez.

Ignacio, como respuesta dice que hoy 14 de febrero hay muchas ofertas para los enamorados y que seguramente acudirán a alguna de ellas para pasar un buen rato juntos.

A los Lazalde Gutiérrez les une su amor por la educación, por la música, que heredaron de su familia y por convivir en el centro de la ciudad.

Sobre las fórmulas para continuar, Bety e Ignacio coincidieron: todo está regido por el amor.