El 11-S una deuda para más de cincuenta años: William Rodríguez

De héroe a motivador, William Rodríguez impartió una conferencia en Expo Capital Humano. Condenó el terrorismo y el odio a inmigrantes de Trump.
William Rodríguez impartió una conferencia en Expo Capital Humano.
William Rodríguez impartió una conferencia en Expo Capital Humano. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Han pasado casi catorce años y de aquél joven encargado de la limpieza (intendente) del World Trade Center no queda casi rastro. Hoy la gente hizo fila para tomarse una selfie junto a él como si fuera un artista o un deportista. Y William Rodríguez, Willy –como prefiere le llamen- posó sonriente una y otra vez. Se tomó el tiempo aunque la prensa le esperaba en otra hilera.

“Es que la mía es una historia de motivación y me dan mucho cariño. La verdad es que la historia les llega, porque es una historia de valor humano”, argumentó.

Entre sus manos juega con una llave que fue también protagonista de esa historia y que muestra en cada conferencia y charla motivacional que da a lo largo de muchos países. Una de las cinco llaves maestras que abrían todas las puertas de las famosas Torres Gemelas, y la única que se pudo utilizar “porque los otros se fueron” (murieron).

William Rodríguez narró su vivencia ante decenas de personas que en esta ciudad se dieron tiempo para escucharlo en el marco de Expo Capital Humano, un foro en Expo Guadalajara donde buscó dar lecciones de vida.

“Yo represento la responsabilidad social. También porque la historia la mantengo viva”, admitió Willy en entrevista con MILENIO Jalisco. De hecho es el único sobreviviente del 11-S 2001 que habla constantemente de su experiencia ante la tragedia y la comparte alrededor del mundo, mientras las otras víctimas llevan su duelo en silencio. Sus palabras son contra el terrorismo, el racismo y hoy -de manera por demás actualizada- contra el rechazo a los inmigrantes.

-¿Por qué tu sí hablas?

“Porque desde el primer momento, en que me sacaron de los escombros, me pusieron un micrófono en la cara. Los medios de comunicación no me dieron oportunidad de pasar por el proceso de terapia personal, mi terapia fue toda televisada”, señaló.

Además, Willy Torres se impuso el compromiso de ser activista y luchar por los derechos de las víctimas –presidente de una organización- entre quienes se encontraban sus amigos y conocidos de  trabajo. El puertorriqueño usa su carisma “para enseñar a la gente a que sepan cómo enfrentar una adversidad, como lo hice yo”.

Su mensaje, simbolizado en la llave con la que siguió en las manos, y que sirvió para abrir las puertas y salvar la vida de personas aquél fatídico martes 11 de septiembre, sirve hoy de respuesta ante la indignación que han causado las declaraciones del magnate estadounidense Donald Trump contra los inmigrantes mexicanos.

“El idiota éste no entiende el proceso de lo que es ponerle a su imagen algo positivo. Ya su imagen quedó manchada para siempre por estas expresiones racistas. Desgraciadamente, a partir del 11-S muchas personas han pensado que los inmigrantes son los nuevos posibles terroristas y yo he tenido que estar peleando constantemente en contra de eso”, sostuvo.

Su granito de arena: no pisar ningún escenario que pertenezca a las empresas de Trump. Y seguir en la lucha por las víctimas del terrorismo que, afirmó, por el tamaño de los saldos da “para otros cincuenta años”.