Solemne misa de aniversario de Torreón

El Obispo José Guadalupe Galván encabezó la celebración en la Plaza Mayor ante más de 3 mil 500 fieles, como parte de los festejos del aniversario 107 de la ciudad.

Torreón, Coahuila

En el marco de los festejos del aniversario 107 de la elevación de rango de Villa a Ciudad, se llevó a cabo una misa solemne en la Plaza Mayor.

Fue el Obispo José Guadalupe Galván Galindo, quien celebró la eucaristía este Domingo a las 20:00 horas, ante más de 3,500 fieles católicos, donde también estuvo acompañado por sacerdotes de otras parroquias y seminaristas.

Estuvieron el presidente municipal Miguel Riquelme, su esposa Marcela Gorgón.

Así mismo, presentes estuvieron el presidente municipal Miguel Riquelme, su esposa Marcela Gorgón y funcionarios del gobierno municipal, así como representantes del gobierno del estado y representantes de los diversos sectores sociales.

Se colocaron sillas para que los asistentes pudieran estar más cómodos, en medio de un favorable clima fresco inusual.

"Hoy en nuestro corazón hay un sentimiento de profunda gratitud. En primer lugar, gratitud a los hombres y mujeres que en el pasado, con esperanza e ilusión sembraron en esta tierra bendita la semilla de sus sueños", comenzó la homilía el obispo.

Señaló que muchos laguneros son originarios de otras tierras y aportaron la riqueza de decenas de culturas ancestrales a este abanico de diversidad en el que vivimos, nuestra ciudad.

Así mismo, agradeció a Dios, quien aunque sea llamado con diferentes nombres, es reconocido como el origen y la fuente de la vida y el iniciador de los grandes anhelos ocultos en el corazón humano.

Habló de los tiempos difíciles y de la confusión de lenguas, desorden, dispersión y arrogancia que Babel, la mítica, la bíblica, representan y como fue un atentado contra el hombre mismo.

La torre de Babel en su edificación sobre los ídolos, contrasta con la edificación de Torreón, la ciudad Torre, donde seguimos construyendo una casa común, enfocada sobre todo al bien de todos, al amor-vida generoso, humano y que se brinda.

"Felicidades Torreón, felicidades a ustedes, felicidades a nosotros, porque todos somos Torreón. Que Dios bendiga nuestra ciudad de Torreón y a cuantos en ella habitamos". Concluyó así en medio del aplauso unánime, en plena misa.

"Hoy en nuestro corazón hay un sentimiento de profunda gratitud".

Al terminar la celebración religiosa, se bendijeron escapularios que posteriormente fueron entregados a los fieles como un regalo protector.

Posteriormente salieron a escena, ataviados de azul, verde, amarillo y rojo según cada sección, los niños que integran la Orquesta Sinfónica y Coro Esperanza Azteca de Coahuila, dirigidos por Ana Cecilia Payán, interpretaron una versión especial de Las Mañanitas, dedicadas especialmente a la cumpleañera.

También interpretaron parte de su repertorio musical, piezas de música mexicana tradicional, clásica y del mundo, como la imponente obertura de "Carmina Burana", para el deleite de quienes permanecieron en sus sillas.

Cabe recordar que para el año 1900, la entonces Villa del Torreón tenía 13,845 habitantes y que el cultivo del oro blanco, la fibra de algodón, fue trayendo bonanza y atrayendo a gente de diversas partes de México y el mundo, quienes buscaban una vida mejor.

Para el 13 de julio de 1907 fue cuando la Legislatura vigente expidió el derecho para elevar el rango del centro de población, que al 15 de septiembre de ese mismo año, finalmente se convirtió en la ciudad de Torreón.