Se reportan fugas en 90% de pozos petroleros de Z. Mena

Pobladores de Huitzilac y Cerro de Altamirano urgen saneamiento de arroyos y cultivos debido a dos fugas de hidrocarburo.
Dos fugas dejan afectaciones en arroyos y cultivos.
Dos fugas dejan afectaciones en arroyos y cultivos. (Especial)

Dos fugas de hidrocarburo se registraron en las comunidades de Huitzilac y Cerro de Altamirano en Francisco Z. Mena y generaron afectaciones ambientales, pobladores de la zona exigieron enérgicamente el saneamiento de arroyos y la reparación de daños en los cultivos dañados.

Pobladores de las comunidades de Huitzilac reportaron un derrame de crudo que llegó hasta un arroyo, cuyas aguas han dispersado el aceite por lo menos en un kilómetro y medio.

TE RECOMENDAMOS: Decomisados 4.9 millones de huachicol en Puebla durante 2017.

El daño que se registra por enésima ocasión en este lugar está en la batería de separación Humapa 2, al interior del rancho “El Frijolito”, propiedad de Javier Vargas Ortiz, antes de llegar a la comunidad de Coyolito.

Esta no es la primera afectación de tal magnitud, pues en el mes de mayo  del 2017 un derrame afectó esa zona. Se registró la muerte de peces sin embargo, el hecho fue negado por la ex paraestatal.

El segundo derrame se suscitó en la comunidad de Cerro de Altamirano, un caserío muy alejado de Francisco Z Mena, que tiene aproximadamente 700 pobladores.

En ese punto, al menos 50 árboles de naranjo se secaron como consecuencia del derrame de sustancias químicas. De acuerdo con Juan Carlos Díaz Montaño, director de Protección Civil municipal, el problema fue reportado desde el pasado 28 de diciembre del 2017 y no corresponde a aceite, sino a otro hidrocarburo.

Agregó que los reportes fueron emitidos a PEMEX a la brevedad por parte de la dependencia a su cargo, sin embargo, aún no se ha reparado el problema “porque según Pemex no sabe si es de la línea que llega al pozo 5 o es una sustancia que brota de la tierra. Está medio sospechoso, porque  los trabajadores se contradicen”, explicó.

En noviembre pasado, el alcalde de Francisco Z. Mena, Víctor Vargas García denunció que el 90 por ciento de los 70 pozos petroleros que su administración había revisado, presentaban fugas de gas o derrames y alertó que la situación representa una “bomba de tiempo” para los pobladores.

El alcalde refirió que tras el reporte de campesinos sobre daños en las macroperas que operan las empresas Halliburton, Diabaz y Petróleos Mexicanos, donde se percibe un fuerte olor a gas, se encontraron anomalías en 63 de los 70 pozos que habían sido inspeccionados hasta esa fecha, pero estaban pendientes unos 180.

ARP