ENTREVISTA | POR EDGAR GONZÁLEZ

Luis Romero De jugador a estratega e impulsor de jóvenes poblanos

Su afición por La Franja, lo llevó a buscar un sitio en la organización de Fuerzas Básicas del club con la intención de convertirse en un jugador de Primera División, que era dirigido por Francisco "El Gordo" González Gatica.

“Ser formador de futbolistas, la mayor satisfacción”

Puebla

Reconocido en el circuito local como el "Midas de la Cuarta División", el director técnico poblano, Luis Eduardo Romero Sánchez, es hoy en día uno de los pilares fundamentales del equipo profesional de futbol de Tercera División de la Escuela Chivas Los Ángeles, donde el estratega ha encontrado nicho para continuar lo que inició años atrás como un sueño dentro del balompié organizado.
Su afición desde niño por los colores del Puebla de La Franja, llevaron a Romero en sus años mozos a buscar un sitio en la organización de Fuerzas Básicas del club Camotero con la intención de convertirse en un jugador de Primera División, que en ese tiempo era dirigido por un personaje mítico del balompié angelopolitano como lo fue el profesor Francisco "El Gordo" González Gatica y que a él permitió tener roce con grandes que escribieron historia para el conjunto blanquiazul.
"Desde niño yo formé parte de la escuela de futbol del Puebla, entonces operaba en el estadio Ignacio Zaragoza, posteriormente estuve en el proceso de Fuerzas Básicas, el director era el profesor Francisco González Gatica, mi entrenador fue el profesor (Bernardino) Brambila, Moi Camacho, de ahí me nació esa inquietud, ese gusto, tuve la oportunidad de viajar mucho, tanto al interior de la República, como al extranjero mediante ese proyecto, me quedé con esa inquietud, no fui jugador de Primera División Profesional, pero de ahí me nació el gusto por esto del futbol y desde ahí tenía la firmeza de quererme dedicar a esto".
Luis Eduardo estuvo a nada de coronar su sueño de debutar en la máximo categoría, mismo que se quedó un paso antes, en el que formó parte de una camada interesante de jóvenes, de los cuáles pocos tuvieron la oportunidad de trascender e incluso sólo uno de ser regular como fue el caso del zaguero central, ex del Puebla, Cruz Azul y Lobos BUAP, Adrián Sánchez.
"Fue todo el proceso de Fuerzas Básicas, de ahí fuimos cuatro jóvenes, nos canalizaron a reserva profesional con Ernesto de la Rosa. Adrián Sánchez, José Luis del Valle, Basilio Pérez y tu servidor, estuvimos seis meses ahí juntos con el grupo, conocí a jugadores de la talla de Silviano Delgado, Marcelino Bernal, ya no tuve oportunidad de continuar ahí, sólo fueron seis meses y surgió una invitación para jugar en Tercera División con UPAEP, con el profesor González Gámez y Raúl Zavala, ahí fue donde cumplí mi proceso en eso del futbol, jugué en Tercera División, logramos el ascenso a la Segunda, hoy Liga de Ascenso, ya no jugué ahí, a partir de ese momento yo me retiré y me dediqué a estudiar".

UN ASCENSO VERTIGINOSO

La necesidad de respaldar su talento en la cancha con un título universitario que le abriera las puertas a un mundo distinto al de un jugador profesional, orilló a Romero Sánchez a encontrar en la carrera de Educación Física la forma de extender su sueño, lo que a la postre le brindó el respaldo para alcanzar su meta de ser entrenador.
"En el 94 entré a la Escuela de Educación Física, fui generación 94-98, a partir de entonces empecé a trabajar en esto. En el 98 me gradué y tuve la fortuna de empezar a trabajar en Educación Física, en el 98 ingresé al ENDIT para estudiar en la Escuela de Directores Técnicos, pero también me invitaron para abrir una escuela de futbol en Tepeaca, tenían un equipo de Segunda División, una filial del Pachuca, pero yo me hice cargo de la escuela de futbol".
Sus primeros logros en la formación de talentos, pronto lo trajeron de vuelta a la capital poblana con la creación del proyecto, hoy extinto, de San Pedro Soccer Club, en el que la presencia del excapitán de La Franja, Roberto Ruiz Esparza, le abrió un panorama mucho más amplio.
"Me hacen la invitación para integrarme a San Pedro Soccer como entrenador, estaba a cargo Alberto García Aspe, iba saliendo y entraba Roberto Ruiz Esparza, fueron seis meses que estuve como entrenador de la categoría 5 y 6, a partir de esos seis meses me hice coordinador deportivo, me dieron ese cargo, estuve siete años con esa responsabilidad".
Conforme el proyecto en San Pedro crecía, también la inquietud por dar salida a los jugadores que ahí se desarrollaban, lo que le llevó a tener su primer encuentro con la Cuarta División, misma con la que consiguió el primer éxito al conseguir el ascenso, pero que para su mala suerte, no tuvo continuidad en esa institución.
"Me fui a investigar a México, trajimos la primera franquicia de Cuarta División para San Pedro Soccer, los mismos jóvenes que teníamos ahí necesitaban salir y no había oportunidad en los equipos de Segunda División que había, afortunadamente fue un proceso de un año y se logró el primer objetivo que fue ascender esa franquicia, la primera franquicia de Puebla mediante estos proyectos de Cuarta División fue la de San Pedro Soccer, pero a los días de que se ascendió, la vendieron".
Sin embargo, el antecedente creado tuvo pronto una consecuencia a favor, la invitación por parte del gobierno del estado para comandar un equipo, también en la Cuarta, que bajo el mote de los Reales de Puebla, logró un nuevo ascenso con el talento que en San Pedro Soccer no tuvo cabida.
"Descansamos un mes, surgió un proyecto por medio de gobierno del estado, donde adquirió una franquicia de Cuarta División, lo denominaron Reales de Puebla, me hacen la invitación para integrarme, lo que se hizo fue buscar a ese mismo plantel que se había quedado sin equipo ya, tuvimos la fortuna de volverlo a ascender ese mismo año, le dieron continuidad al proceso, ya estando en Tercera División estuvimos un año".
La experiencia lo mantuvo ya en Tercera, aunque no con Reales sino con el equipo de la SEP, al que dirigió por lapso de un año, para entonces llegar a la organización de Chivas Los Ángeles, donde dirigió al equipo que clasificó a liguilla pero no tuvo el empuje suficiente para pelear por el ascenso a Segunda, pero que dio pie a adquirir una franquicia propia en Cuarta con el que alcanzó el máximo honor para subir de división.

FORMADOR DE TALENTOS

Si bien en estos años de arduo esfuerzo ha disfrutado de los trofeos obtenidos, para Luis Romero lo más satisfactorio ha sido el trato con los jóvenes y el haber contribuido a su formación, tanto como deportistas y personas, donde incluso puede ya presumir que su mano ha guiado a elementos que hoy militan en equipos profesionales de mayor nivel, como lo es el caso de los Lobos BUAP.
"Yo soy formador de futbolistas, esa es la mayor satisfacción que he tenido en este camino, ver jóvenes que en su momento estuvieron en estos proyectos, que hoy en día están jugando en otras divisiones. Roberto Ruiz Esparza hijo en Mérida, Daniel Tehuitzil, de la Cuarta de San Pedro pasó directo a Lobos y se ha mantenido, de la de Reales de Puebla, Edwin León, es un jovencito que tuvimos desde los nueve años, en San Pedro Soccer pasó a este proceso de Cuarta y Tercera y de ahí llegó a Lobos y ahí está. Del proceso anterior aquí en Chivas, Carlos Martínez, lo conocen como 'Mozumbo', está en Segunda División pero ya está ahí pisando el terreno con Liga de Ascenso, Gabriel Aldair que el torneo pasado debutó en Copa con Lobos, eso es lo más importante, para mí eso es lo que me ha gustado generar".
Aún cuando ha nutrido los sueños de otros, el timonel tiene en mente un deseo que sabe podrá en determinado momento alcanzar, el regresar a la querencia, al equipo y los colores que ocupan un sitio especial en su corazón como lo son los de La Franja, que sabe, llegado el momento, tendrá que darse pues para eso trabaja.
"Indiscutiblemente es el trato con los jóvenes, yo siempre lo he dicho, estoy acreditado para dirigir, a cualquier persona tu le preguntas -qué quieres- te dirá que quiere dirigir en Primera, yo no, mi sueño es ser director de Fuerzas Básicas del Puebla, lo voy a lograr algún día, todo esto que estoy haciendo es porque el futbol me ha traído hasta aquí, pero mi visión, mi meta y mi filosofía de trabajo es muy clara".
Mientras eso ocurre, seguirá luchando y defendiendo a muerte los colores del Rebaño Sagrado, a los que ha aprendido a querer con pasión, como todo profesional, pues sabe lo mucho que a la institución debe y con la que espera conseguir aún más éxitos en los próximos años.
"Aquí uno se dedica a esto y tiene uno de toda la vida valores y principios, uno tiene que ser profesional donde uno esté, yo comento eso porque es mi visión, pero igual si es en otro club yo lo haría, el punto es que sé que podría dar grandes resultados, verdaderamente formando jugadores, estoy convencido de esa visión que tengo, el profesionalismo, yo estoy casado con esta playera (Chivas), que pesa y pesa mucho, hasta donde los proyectos y los resultados nos permitan seguir trabajando, nos moriremos en la raya, entregándonos al 100 por ciento", precisó.

El mejor entrenador, el calificativo que le dan sus pupilos

Dice la frase: “al maestro, con cariño”, y es justo así como los hoy jugadores de Lobos BUAP, Daniel Tehuitzil, Edwin León y Carlos Martínez “Mozumbo”, recuerdan su paso con el estratega, Luis Romero, al que deben en gran medida la oportunidad de abrirse camino en el balompié profesional y de ahí que existan sólo palabras de agradecimiento.
Tal es el caso del mediocampista, Daniel Tehuitzil, que en su memoria está presente como si fuera ayer su estancia con el equipo del San Pedro Soccer, lo que a él permitió conocer también una faceta distinta del timonel, que a él permitió superarse en todo momento y de ahí que su sueño se haya fortalecido.
“Cuando estuve ahí él fue el técnico que me apoyó, recuerdo que estuvimos en Cuarta División, fueron buenos torneos, un campeonato con él, tengo buenos recuerdos, pero sobre todo de la buena persona que es. Fue parte de mi formación, fue un profesor que estuvo ahí, fue de los que me ayudaron ahora a estar aquí, estuvo en el proceso, del que siempre estaré agradecido”.
De igual forma, el menudo lateral de los Licántropos, Edwin León, echa una vista al pasado en el que los viajes, las nuevas experiencias, fueron alimentando su deseo de alcanzar las más altas esferas dentro del balompié, al tiempo que reconoce que Romero fue parte fundamental en todo ello.
“Es un viejo conocido, fue uno de los mejores entrenadores que he tenido dentro de mi formación como futbolista, yo lo conocí a la edad de doce años ahí en una escuela en Cholula, tuvimos varios viajes a nacionales, también tuve la oportunidad de estar con él en Cuarta y Tercera División, es una gran persona, un entrenador 100 por ciento profesional, todo lo que ha ganado, se lo ha merecido”.
Finalmente, el más joven de su exitosa camada, Carlos “Mozumbo” Martínez, guarda aún fresco en su memoria las glorias cosechadas con Chivas Los Ángeles, de ahí que siempre tendrá en su corazón el recuerdo, con la ilusión de acrecentarlo con otros logros, en los que estará presente la mano de su querido “profe”.
“Fue una experiencia muy grata, me tocó estar desde mis inicios en el profesionalismo del futbol con él y le estoy muy agradecido. Es una persona intachable, muy buen técnico, fuera del terreno de juego también es una gran persona. Me deja la responsabilidad, que nunca debes de caerte, de alzarte en los momentos cruciales de tu vida y eso es lo que estoy muy agradecido con el ‘profe’”, concluyó.