Con ceremonia cívica conmemoraron 45 años de la masacre de Tlatelolco

Jesusa Rodríguez y "El Fisgón" celebraron el cambio de nombre del bulevar Díaz Ordaz por el de Mártires del 68

Puebla

Con una ceremonia cívica en el Zócalo angelopolitano, la Brigada 1968 Puebla, conmemoró la mañana del miércoles los 45 años de la “masacre en Tlatelolco”; la bandera lució a media asta recordando, junto con un arreglo floral, a los caídos en la Plaza de las Tres Culturas en la capital del país.

Las actividades concluyeron con un festival en el Parque Juárez, donde la actriz Jesusa Rodríguez, se caracterizó como un personaje que mezclaba a Enrique Peña Nieto y Gustavo Díaz Ordaz, para celebrar "un poco después, pero nunca tarde” el cambio de nombre al bulevar que llevaba el nombre del expresidente, por el de Mártires del 2 de octubre.

En entrevista, Armando Domínguez, miembro de la brigada explicó que, “como se debe hacer en todo el país” puesto que “está en la Constitución”, acompañados del regidor David Méndez, los brigadistas izaron la bandera a media asta en señal de duelo, en tanto que en el Parque Mártires del 68, ubicado en el Bulevar Xonaca “honramos a los caídos y recordamos que hasta ahora no se les ha hecho justicia. Nadie les ha hecho justicia a los muertos”.

Ya en el Parque Juárez, se preparó un escenario para la actuación de algunas agrupaciones musicales, entre ellas Estudio y el dueto Riza y Abascal. Pero, precisó Domínguez, los “invitados de lujo” fueron la actriz Jesusa Cervantes, famosa por sus espectáculos de cabaret y sus disfraces, en Puebla de personajes como Ignacio Zaragoza; así como el cartonista político Rafael Barajas “El Fisgón”.

En entrevista con Mileno Puebla, Cervantes, quien afirmó que el disfraz que llevaba representaba a un personaje mezcla de Peña Nieto y Díaz Ordaz, habló en todo momento como éste citando casi textualmente las palabras con las que se defendió de las acusaciones de haber mascarado a la población en la Plaza de las Tres Culturas hace 45 años: “Si no hubiera sido por eso, usted no estaría aquí”.

Por su parte, Rafael Barajas, habló de la importancia del la gráfica de 1968 y, a pregunta expresa, afirmó que marcó un hito en la historia moderna de México y sólo hasta la propaganda de “No más sangre” se logró un impacto como ese.

Domínguez recordó en entrevista que “el trienio pasado, por órdenes de Mario Marín no aceptó cambiarle el nombre al bulevar, y fue hasta el pasado octubre de 2012, en la actual administración, que se aprobó y ahora se llama Mártires de 1968. Lo celebramos hasta ahora, un poco después, pero no es tarde para celebrar que le quitamos el nombre de ese personaje”.