ENTREVISTA | POR EDGAR GONZÁLEZ

Ximena Mata

“Cualquier idea que pude tener al principio de la administración, no se compara a lo que sucedió, a veces hasta un poco en tono de broma, digo que si yo hubiera sabido a lo que me iba a enfrentar, quién sabe si hubiera dicho que sí…”

“Nos atrevimos a soñar en grande y lo cumplimos”

Ximena Mata Zenteno, directora del IMD.
Ximena Mata Zanteno, directora general del Instituto Municipal del Deporte. (Foto: Andrés Lobato)

Puebla

A unos días de concluir su gestión al frente del Instituto Municipal del Deporte, Ximena Mata Zenteno hace un recuento de lo que esta experiencia le dejó, la que hace tres años tomó llena de dudas y con mucha incertidumbre, pero que con el paso del tiempo, encontró respuesta y así cumplir un objetivo más en su vida.
En medio de la vorágine que las últimas horas se desata para dejar todo listo de cara al proceso de entrega-recepción, la también taekwondoín se marcha con el sabor del deber cumplido, de haber dado lo mejor de ella en este cargo, lista para continuar con su vida en una nueva etapa.
"Me voy muy contenta y satisfecha por el deber cumplido, iniciamos con expectativas muy altas en el Instituto, puedo decir que no sólo las cumplimos, sino que las superamos. También fue un reto llegar sin experiencia, no sólo en la administración pública, sino sin experiencia laboral, el presidente municipal depositó en mí su confianza desde el principio, yo creo que cuando alguien pone en ti su confianza no puedes defraudarlo, te sientes obligado a dar más de lo mejor que tienes dentro y creo que esa fue la clave para alcanzar los objetivos que nos propusimos".
Palabras de agradecimiento no sólo para aquellos que confiaron en ella, sino para los que decidieron acompañarla y respaldarla en esta travesía, cuestión que le permitió encarar con mucha fortaleza todos los retos que su cargo le demandaron y que ahora le dejan una gran experiencia.
"El trabajo no se hace solo, hay un equipo detrás, en el Instituto Municipal del Deporte hay un equipo muy comprometido, que creyó en los proyectos que les planteé desde un principio, aunque parecían muy altos, innovadores, porque hicimos muchas cosas por primera vez en Puebla en materia del deporte como los gimnasios al aire libre, la ciclovía recreativa, las albercas públicas y el Mundial de Taekwondo, fueron proyectos muy ambiciosos, que al principio, tal vez la gente no los dimensionó, o que a veces costaba trabajo creer que fueran a realizarse, pero me voy con esa satisfacción, de que sí nos atrevimos a soñar muy alto y lo logramos".
Haber superado ciertas barreras con la organización de grandes eventos, rebasó por mucho la idea inicial que Ximena tuvo desde el momento de su nombramiento hasta la realidad que hoy en día vive, situación que la deja con la tranquilidad de saber que se hizo algo grande, a lo que siempre buscó imprimirle su sello.
"Cualquier idea que yo pude tener al principio de la administración, no se compara a lo que realmente sucedió, a veces hasta un poco en tono de broma, digo que si yo hubiera sabido a lo que me iba a enfrentar, quién sabe si hubiera dicho que sí...claro que hubiera dicho que sí, pero a lo que voy es que uno tiene una idea de lo que pueden ser las cosas y la vida te sorprende, estos tres años han sido de mucho aprendizaje, obviamente hubo altas y bajas, pero mucho más altas, la gente también tenía una expectativa de lo que podíamos hacer, el Instituto lleva varios años existiendo, pero creo que no había tenido tanta fuerza, o no había sonado tanto, me atrevo a decirlo así, como en esta administración, porque también el alcalde de Puebla, Eduardo Rivera, le dio mucho valor y mucha importancia al deporte como un medio para transformar a las personas, como un medio para generar bienestar a las familias y creo que eso fue clave para que nosotros pudiéramos seguir desarrollando programas".

DEPORTE Y FAMILIA, LAS CLAVES

Si bien sus herramientas en el mundo laboral y de la administración pública de arranque eran algo limitadas, su espíritu y valor combativo adquirido como taekwondoín, fue el estandarte que le ayudó a solventar las carencias que al paso de los días fue resolviendo, mentalidad que resultó clave también para entender lo que los deportistas ahora bajo su resguardo requerían y que en todo momento buscó atender.
"Muchos deportistas se acercaron a la oficina con inquietudes que en algún momento yo también padecí como deportista, o muchas de las solicitudes que también me tocó hacerlas en su momento, esa empatía ayuda también a poder direccionar los apoyos a los deportistas, conociendo lo que hay detrás, al final, tuve un equipo de trabajo que cada quien hizo lo que le correspondía, yo creo que en el equipo del Instituto cada quien lo hizo extraordinariamente bien, eso garantizó que todas las piezas de esta maquinaria funcionara muy bien y al final caminara".
Aún cuando en su grupo de trabajo contó con la asesoría y el respaldo permanente de su gente, el apoyo más importante no vino del Instituto sino de su casa, tras reconocer que sus padres jugaron un papel determinante, como en casi todos los momentos de su vida, pues fueron ellos los que la mantuvieron con los pies sobre la tierra, pues siempre supo que su cargo no era más que una oportunidad, ya que ella seguía siendo la misma hija de familia que necesitaba de un consejo.
"Algunas personas me han preguntado que si algún asesor, o alguien estuvo detrás, yo te puedo decir, sinceramente, que mis padres, no dentro del Instituto por supuesto, pero sí en casa, ellos fueron fundamentales, no solamente para la parte profesional que quizás me hacía falta, pero también para mantener los pies en la tierra, para tomar siempre una decisión con un punto de vista que no estaba dentro del Instituto, eso fue muy valioso. Dentro del Instituto, por supuesto que hubo personajes clave para mí, gente que me dio su apoyo en todo momento, su confianza cuando les dije vamos a hacer un proyecto tal o cual, ellos dijeron creemos en ti y te vamos a apoyar".
Factores que a Mata Zenteno le permitieron pronto estampar su rúbrica en el manejo del IMD, mismo que ahora hereda con la esperanza de que los nuevos encargados tomen lo mejor de su gestión para replicarlo e incluso mejorarlo, ya que como todo siempre es perfectible, sin que ello signifique que se quedó a deber, sino que se hizo el mayor esfuerzo.
"Yo creo que lo que en esta administración se queda en materia del deporte es que nos atrevimos a soñar en grande y lo cumplimos, esa es la huella que dejamos, un Mundial de Taekwondo no se había hecho, no sólo en Puebla, sino en México, cuando lo propusimos parecía un sueño guajiro y hoy podemos decir que es una realidad, obviamente que hay algunos programas que se van a quedar, la misma gente los va a exigir, espero que continúen como la ciclovía recreativa, yo creo que también es sello de esta administración de Eduardo Rivera, los gimnasios al aire libre, sin duda, se convirtieron en la tercera solicitud después de pavimentación y alumbrado, la gente después de eso pide un gimnasio al aire libre en sus colonias, claro que también es una de las huellas, no había una alberca pública en la ciudad, ahora estamos por inaugurar la segunda, eso habla del éxito que tuvo la primera, el convenio que logramos hacer con la Fundación Real Madrid, un convenio trascendental porque además permitió a quince niños vivir la experiencia de viajar a Madrid, de estar en las grandes ligas de lo que es su pasión, que es el futbol, no quiero ser repetitiva pero el Mundial de Taekwondo es la joya para nosotros en esta administración, en el deporte".

TRIPLE ROL, TRIPLE SATISFACCIÓN

Pero las satisfacciones, no sólo fueron en el rubro profesional lo que este trienio dejó a Ximena, ya que en dicho lapso, se dio tiempo también de cumplir dos de sus metas más importantes: concluir su educación en la Licenciatura de Derecho en la Universidad de las Américas Puebla, además de volver a la actividad de manera triunfal como deportista.
"El momento que recuerdo con más alegría son estos últimos seis meses cuando todo se empieza a dar, después de sembrar, de invertirle a esos tres roles, el de estudiante, el de deportista y servidora pública, de repente las cosas se empiezan a dar. Después de la complicación de organizar el Mundial, sucede y termina siendo el mejor de la historia en palabras de la Federación Mundial de Taekwondo, yo lo sentí como un proyecto no solamente profesional, sino también personal, verlo realizado fue un logro muy importante, después de eso viene una competencia a nivel nacional, a nivel universitario, donde yo decidí otra vez ponerme el peto y salir a pelear, pero no solamente para representar a la universidad y cumplir, sino salir a ganar, las cosas también se dan ahí, en noviembre en el Nacional Universitario de Conadeip gano el primer lugar, al mes siguiente es la recta final en mi carrera, porque ya estoy en el cierre, voy a terminar la licenciatura, me termino graduando por promedio, no tuve que hacer tesis, ese fue también un logro personal, no bajé la guardia en la escuela, mantuve un promedio como el que traía antes de entrar a la administración pública, se dan esas tres cosas de jalón y es cuando digo que todo valió la pena".
Con un cierto dejo de nostalgia, la joven directora del deporte en la capital poblana prepara ya el terreno para su partida, donde a ella llegan nuevos retos, entre los que destaca su regreso al tatami como deportista, a cumplir con el sueño que para ella sigue latente, que combinará también con su retorno a las aulas para continuar su preparación y así salir con mayor fortaleza a su próxima encomienda.
"Además de esos tres roles hay un rol permanente que es el de Ximena, el rol de hija, de hermana, de amiga, de novia, es el rol que me define, eso es a lo que estoy apostada, Ximena en ese rol tiene muchos planes, me encantó la actividad de la administración pública, creo que encontré mi vocación en el servicio público, sí me gustaría seguir aportando lo que yo pueda, sin embargo también creo que es tiempo de prepararme más, ahora que terminé la licenciatura, quiero perseguir una maestría, quiero tener mejores armas para poder aportarlo también a la sociedad, pero creo que la edad y el momento se adapta muy bien para todavía invertirle al deporte, hasta donde el cuerpo me aguante, hasta donde las cosas se vayan dando, yo siempre creo que cuando uno pone de su parte, la vida se encarga de lo demás, en mí no va a quedar, seguir entrenando, seguir compitiendo, yo creo que los resultados al final se van a dar como tengan que ser".
Objetivos que se fija con la convicción de cumplirlos sin importar el esfuerzo que ello demande, a fin de ver cristalizados sus deseos, tal como durante su paso por el Instituto Municipal consiguió, cuando la organización del Mundial de TKD le permitió vivir de cerca la emoción de estar en Juegos Olímpicos, lo que no se borra de su mente y de ahí que trabajará, por qué no, para estar algún día como deportista también.
"Sí voy a dedicarme otra vez al deporte, más de lleno, claro que va a ser tirándole a lo más grande, así como le hicimos en el Instituto tirándole a proyectos muy grandes, en lo personal me gusta ser así, también voy a perseguir lo más alto, por supuesto que el sueño de los Juegos Olímpicos ha estado siempre en mi corazón, yo creo que ese sueño no se va a ir, la vida se encarga de ponernos en distintas circunstancias. Yo deseaba ir a los Juegos Olímpicos de Londres, fue mi sueño siempre, ir a competir ahí, al final la vida dio muchas vueltas y terminé participando en los Juegos Olímpicos de Londres, pero como la responsable de organizar el Mundial de Taekwondo. De alguna manera siento que la vida sí me cumplió ese deseo, aunque transformado, pero ahora en el plano competitivo, por qué no Río, por qué no Tokio", sentenció.