Triunfa "El Payo" en el Relicario; "El Juli" y Ochoa, con las manos vacías

Ante casi tres cuartos de entrada, "El Payo" logró sus dos trofeos al enfrentar a "Cachirul" de 490 kilos, un buril que presentó ganas y salió entre aplausos del respetable
"El Payo" sale en hombros de El Relicario.
"El Payo" sale en hombros de El Relicario. (Foto: Ana María Arroyo)

Puebla

El matador de toros queretano, Octavio García "El Payo", salió en hombros de la Plaza de Toros El Relicario al triunfar luego de cortar dos orejas; mientras que el toreo español, Julián López "El Juli", quien hizo suspirar a las jóvenes y no tan jóvenes poblanas, y Fernando Ochoa, se tuvieron que conformar con los aplausos del público.

Ante casi tres cuartos de entrada, "El Payo" logró sus dos trofeos al enfrentar a "Cachirul" de 490 kilos, un buril que presentó ganas y salió entre aplausos del respetable. El toreo de Querétaro levantó al público con Verónicas y pases con la derecha. Al matar, el toreo mexicano se mostró firme y en su primer intentó terminó con la vida de su oponente. Al principio, el juez concedió una oreja, sin embargo, el público pidió la segunda y aparecieron los dos pañuelos.

En su segundo toro, "El Payo" tuvo enfrente a "Viento Nuevo" de 508 kilos, un toro difícil. Al momento de matar, el queretano tuvo problemas y se fue con las manos vacías.

En el marco de los festejos del 25 Aniversario de la plaza de toros El Relicario, ubicada en los Fuertes de Loreto y Guadalupe de Puebla, apareció "El Juli", quien no salió en su tarde ante dos toros que no le permitieron sacar su arte.

El torero español se midió ante "A Mi Manera" de 450 kilos en su primero de la tarde. Con la derecha, "El Juli" buscó a un penco buril. Pese a que mató en la primera estocada, tuvo que recurrir al descabello para terminar la faena.

En su segundo oportunidad para llevarse un trofeo de Puebla, el español enfrentó a "Pagabriel" de 547 kilos, sin embargo, pese a emplearse a fondo, no logró sus mejores pases. Al final, "El Juli" mató con una espada que quedó atrasada y dejó ir la posibilidad de una oreja.

Fernando Ochoa luchó ante Álvaro de 490 kilos. El torero michoacano buscó al toro con la derecha, pero no pudo prender al público. Al final, mató en su primer intento pero el juez no mostró ningún pañuelo, decisión que nadie protestó.

Al final, ante "Camotero" de 614 kilos, Ochoa comenzó a dar sus primeros pases, sin embargo, no pudo sacarle provecho. Otro toro lento al que intentó darle una tanda de muletazos, sin poco éxito. En la parte final, el michoacano presentó deficiencias para matar y se fue con las manos vacías.