[Reportaje] La Franja y el drama del descenso

Otra vez el Puebla eludió la quema porcentual tras una campaña llena de sinsabores para la afición, el equipo no es más que la calca de lo que en últimos años ha vivido, donde apenas se cuentan ...

Puebla

Luego de obtener su salvación a costa del Atlante, el Puebla de La Franja se perfila para vivir de nueva cuenta la quema porcentual de manera intensa las próximas dos temporadas, ya que sus números habrán de ubicarlo en la penúltima casilla de la tabla de cocientes, apenas por encima del equipo que consiga el ascenso.

Situación que no es nueva para la franquicia que dirige el empresario, Jesús López Chargoy, pues desde su último regreso a la máxima categoría en el 2007, en la mayoría de los torneos se ha visto involucrado con el tema porcentual, lo que ha dejado un gran número de sinsabores en su noble afición.

Este es un recuento que Milenio Puebla hace sobre los últimos años de la escuadra blanquiazul, en la que los cambios constantes de técnicos y la danza de un sin fin de jugadores, le han impedido al cuadro trascender, y por el contrario, lo han convertido en un "cheque al portador" o en "los levanta muertos" del futbol mexicano.

Apertura 2007- Clausura 2008

La historia reciente para el Puebla en su lucha por la salvación comienza en el Apertura 2007 a su regreso a la Primera División, donde bajo la mano del polémico José Luis Sánchez Solá, el equipo volvió luego de dos años en la Primera "A", por lo que la amenaza del descenso estaba latente, dejando todo en suspenso al término del certamen, pues sus 17 puntos cosechados en igual número de jornadas, generaron incertidumbre en torno a su permanencia.

Al comenzar el siguiente certamen, el Clausura 2008, los blanquiazules tuvieron un buen arranque al sumar dos victorias, cinco empates y tres victorias al cabo de diez cotejos, lo que se vio frenado con tres descalabros a la hebra que los regresó a la zona de riesgo, misma que eludieron en forma definitiva cuando el 11 de abril de dicho año se enfrentaron con los Tiburones Rojos del Veracruz.

Aduana disputada en la cancha del estadio "Luis 'Pirata' Fuente", donde los Camoteros doblegaron a los entonces dirigidos por el hoy técnico de la Selección Nacional, Miguel Herrera, quien no fue capaz de eludir la debacle, siendo el goleador, Álvaro "Bola" González e Hiber Ruiz los artífices de la victoria poblana por 2 a 0, que sentenció a la hoguera a los jarochos.

Puebla confirmó su permanencia en dicha campaña con goleada sobre el Pachuca, derrota frente al Guadalajara y empate a dos con el Atlante.

Apertura 2008-Clausura 2009

Con apenas una victoria en sus ocho primeros partidos, el Puebla inició una nueva aventura en el Apertura 2008, lo que de inmediato despertó la alarma en la directiva, que decidió cesar a Sánchez Solá para entonces contratar por enésima ocasión a Mario Carrillo, que al igual que su antecesor, sólo pudo sumar un triunfo sobre el Guadalajara de la Jornada 9 a la 17, lo que le valió dejar la institución por la puerta de atrás.

Consciente de su error, el alto mando poblano volvió a contratar los servicios del "Chelís" para hacerle frente al Clausura 2009, lo que pronto trajo buenos dividendos a la organización, que al concluir la campaña acumuló 26 puntos, para así enviar a la división inferior a los Rayos del Necaxa.

Su producción numérica no sólo le alcanzó para quedarse en Primera, sino también para clasificar a la liguilla, en la que venció en una espectacular serie de cuartos de final al Monterrey, quedándose a unos cuantos minutos de colarse a la gran final, siendo los Pumas de la UNAM los que evitaron que ello sucediera, luego de que el gol en los segundos finales del encuentro de vuelta en Ciudad Universitaria por cortesía de Darío Verón, mató el sueño Camotero, lo que a la postre a los felinos redituó con el título en esa temporada.

Apertura 2009-Bicentenario 2010

El romance entre Sánchez Solá y su equipo continuó para el Apertura 2009, pues de nueva cuenta, con una cuota final de 26 unidades, los blanquiazules se metieron de lleno a la fiesta grande, misma a la que arribaron con apenas un traspié en sus primeros quince juegos, pero con par de descalabros ante Toluca y Cruz Azul en el cierre de la temporada regular, lo que ya en postemporada terminó por pasarles factura, al ser eliminados a manos de los Cementeros en la vuelta de los cuartos de final por 3-2, luego de empatar en la ida 4 por 4 en la cancha del Cuauhtémoc.

Si bien la eliminación de la liguilla caló hondo en el ánimo de los seguidores angelopolitanos, la ilusión de volver a la disputa por el título se mantuvo latente para el Bicentenario 2010, sin embargo la fórmula que en el pasado había rendido frutos se desgastó y en los once primeros partidos, Puebla sólo ganó dos, cerrando con algunos apuros la justa para un saldo final de 19 puntos, que gracias a sus dos torneos anteriores, los dejó fuera de peligro, siendo los Indios de Ciudad Juárez los que en aquella ocasión perdieron la categoría.

Apertura 2010-Clausura 2011

Ya con Ricardo Henaine como accionista principal del equipo, en el Apertura 2010 los problemas con el técnico José Luis Sánchez Solá fueron una constante que terminó por explotar en la quinta fecha, donde luego de dos victorias y par de empates, los franjiazules fueron goleados 4-1 por los Pumas de la UNAM, lo que derivó en la sorpresiva renuncia del "Chelís", cuestión que obligó a la directiva a dejar en el banquillo por un par de encuentros a Eduardo Fentanes, con saldo de un triunfo y una derrota, quien dimitió al cargo y de ahí que José Luis Trejo entró al relevo de la fecha 8 a la 17 con apenas un par de victorias para llegar a un total de 19 unidades, que nuevamente, no alcanzaron para avanzar a la fiesta grande.

Pese a todo, ya en el Clausura 2011, los directivos apostaron por la continuidad del timonel, que sabiéndose seguro, orilló al alto mando a firmar a elementos que en poco o en nada ayudaron al conjunto en certamen, entre ellos, el delantero, Nelson "Pipino" Cuevas, que lejos estuvo del nivel que algún momento mostró en el futbol mexicano.

Al final, Trejo tampoco concluyó la justa, pues al término de la fecha seis luego de caer con Pachuca y con sólo cuatro puntos en la bolsa, el estratega fue relevado y su sitio fue tomado por el veterano, Héctor Hugo Eugui, que salvaguardó la honra con apenas 18 tantos, que si bien no fueron suficientes para entrar a la disputa por la corona, mantuvo al equipo alejado de los problemas porcentuales, pues su rendimiento en campañas pasadas los hizo olvidarse momentáneamente de la situación, que en ese campeonato, condenó a los Rayos del Necaxa al descenso.

Apertura 2011-Clausura 2012

Para el Apertura 2011, tras la negativa de Eugui de seguir adelante, al argumentar problemas familiares -pero que al final se supo fue por la oferta del Toluca-, Sergio Bueno llegó como director técnico a la organización poblana, que con el ajuste en el porcentaje, no contó con 41 puntos del "colchón" que se había logrado entre el Apertura 2008 y el Clausura 2009, pues la suma de la nueva tabla partía del Apertura 2009, lo que ya ubicaba al Puebla en la parte baja de la clasificación del descenso.

Ese segundo semestre del 2011 no fue malo para La Franja bajo la dirección de Bueno, que finalmente sumó 22 puntos para dejar al equipo en el escalón 12 de la porcentual y con 15 puntos de ventaja sobre el último lugar que ocupaban los Tecos de la Autónoma de Guadalajara, pero una nueva diferencia entre la directiva y técnico, la primera personificada por Ricardo Henaine, propició la salida del entrenador.

Fue en el Clausura 2012 cuando a la organización arribó el colombiano, Juan Carlos Osorio, que si bien casi de inmediato se ganó la admiración de la fanaticada, especialmente de las porras oficiales que habían iniciado campaña en contra de Henaine Mezher, su falta de compromiso inicial, que demostró al enviar a sus auxiliares a dirigir la pretemporada, pronto le cobró factura en resultados, pues de los once partidos que estuvo en la banca, sólo ganó en un par de ocasiones a cambio de siete descalabros y dos empates, dejando el club para ceder su lugar al técnico interino, Daniel Bartolotta, que cumplió, aunque al final de ese torneo el cuadro sólo pudo acumular 19 puntos.

Aún con todo ello, en ese torneo el Puebla se fue tranquilo en el tema del descenso, luego de que los Estudiantes Tecos tomaron camino muy temprano a la Liga de Ascenso con sus 101 unidades en 102 juegos, por los 123 puntos en el mismo número de partidos del equipo Camotero.
Apertura 2012-Clausura 2013

El Apertura 2012 llegó con un impresionante "borrón" de 45 puntos para el Puebla en la tabla de promedios en una mano, y en la otra, la invitación directa a formar parte de una nueva lucha por conservar la categoría con equipos como los Rojinegros del Atlas y los Gallos Blancos del Querétaro.

Por si ello fuera poco, de la misma manera en la que Bartolotta había dado de qué hablar en el cierre del Clausura 2012 al llevar al equipo a la conquista –bajo su dirección- de 11 puntos de 18 posibles, en el nuevo torneo sólo pudo ganar una de 15 unidades en juego, por lo que la directiva decidió darle las gracias y llamar a Daniel "El Travieso" Guzmán, que inició ganando para cumplir con la cábala, pero de ahí en adelante únicamente conquistó dos triunfos más en los siguientes diez partidos, por lo que decidió abandonar el barco sin previo aviso, siendo Carlos "Búfalo" Poblete el que terminó al mando en los dos últimos choques con saldo de un empate y una derrota, para sumar así, entre los tres estrategas, la mísera cifra de 13 tantos.

Sin Ricardo Henaine en la toma de decisiones, con Jesús López Chargoy como único responsable, la dirigencia se decidió por un viejo lobo de mar, Manuel Lapuente, para encarar el Clausura 2013, que no empezó mal para el "Divino Calvo", tras llevar al Puebla a cuatro triunfos y un par de empates en sus primeros nueve cotejos, pero la escuadra se le hizo polvo en las manos al ligar tres derrotas en fila, las que detuvo momentáneamente con una igualada ante el América, para posteriormente hilvanar otro par de reveses que lo hicieron tambalearse a dos fechas del final, pues la soga porcentual le llegaba al cuello.

Puebla eludió el descenso de forma dramática el 28 de abril del 2013, luego de empatar a uno con los Rojinegros del Atlas en el Cuauhtémoc, en juego donde los tapatíos llegaron con la misión de llevarse la honra, lo que a nada estuvieron de conseguir, luego de que al minuto 80, con gol de Matías Vuosso, pusieron a temblar a la afición local, que respiró de nuevo cuando al 84 Jonathan Lacerda logró el 1 a 1 que salvó a la franquicia.

No conformes con lo obtenido, La Franja concluyó la temporada con triunfo de 3-2 sobre el Querétaro para enviarlo sin discusión a la división inferior, lo que los Gallos eludieron con el cambio de franquicia con Chiapas, por lo que el San se convirtió en Jaguares, dejando a la entidad potosina sin equipo de Primera División.

Apertura 2013-Clausura 2014

Con la mira puesta en una nueva tabla del descenso que los colocó muy cerca de los últimos puestos con apenas 7 unidades sobre Jaguares- el nuevo colero-, Puebla apostó por la continuidad en la dirección técnica, pero 4 puntos de 15 posibles en las primeras cinco jornadas, puso nerviosos a todos y la directiva terminó por darle las gracias a Lapuente para llamar en su lugar a Rubén Omar Romano, que al igual que Guzmán, hizo buena la cábala de "equipo que estrena técnico, gana" al hacer jugar con autoridad a La Franja en Guadalajara, venciendo a las Chivas por 4 goles a 2 el 18 de agosto del 2013.

Aquella tarde pocos se imaginaron que esa sería la única victoria del Puebla como visitante en el Apertura 2013, pues las otras tres que sumó bajo el mando del argentino fueron en el Cuauhtémoc, una de ellas –decisiva- sobre Atlante con gol de Matías Alustiza el 1 de septiembre.

Al final, Puebla hizo 19 puntos que lo dejó con una ventaja de 12 unidades sobre el Atlante, misma que se fue diluyendo con el paso de las jornadas en el presente torneo de Clausura 2014, donde al cabo de 15 fechas, el equipo únicamente ha ganado dos cotejos, empatado seis y perdido siete, logrando su permanencia tras la derrota de los azulgranas con Santos Laguna, que condena a La Franja a un nuevo sufrimiento en su próxima competencia.