Puebla no fue rival para los Correcaminos de la UAT

Los Camoteros sucumbieron ante la propuesta de los tamaulipecos que dominaron a placer el cotejo y sentenciaron el 4 por 1
La Franja salió vapuleada de la cancha del Correcaminos.
La Franja salió vapuleada de la cancha del Correcaminos. (Foto: Alan Tobías)

Puebla

Con un 4 por 1 en contra, el Puebla de La Franja cerró su primera afrenta en el Torneo de Copa MX Clausura 2014, donde la noche de martes en la cancha del "Marte R. Gómez", los dirigidos por Rubén Omar Romano fueron presa fácil de los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas que no tuvieron piedad de los Camoteros.

Justo apenas a los 8 minutos de acción, un centro al área que no alcanzó a ser rematado por el ex Franja, Sergio "Samba" Rosas, permitió el arribo de otro ex poblano, Eder Pacheco, que con furia mandó el balón al fondo de la cabaña contraria para convertir el 1 por 0 que desde ese momento puso en evidencia a los foráneos.

Tan sólo sesenta segundos después, al 12, un nuevo error de la zaga blanquiazul abrió camino al goleador anaranjado, Roberto Nurse, que sin presión alguna en el área, remató a placer para definir el 2 por 0 que cayó como balde de agua helada en el ánimo de los angelopolitanos que no creían su suerte.

Puebla tuvo un intento de reacción, cuando al 18 en el reloj, el campeón mundial Sub 17, Carlos Guzmán, sacó un tiro centro bombeado que fue imposible para la meta enemiga, que no pudo eludir el 2 por 1, que hasta ese instante, resultaba alentador, aunque a la postre fue un mero espejismo.

Y es que apenas transcurrido el festejo de los poblanos, el afamado "Samba" Rosas hizo de las suyas, coronando con un tiro colocado el 3 por 1 al 21, que prácticamente bajó por completo el telón dentro de los primeros cuarenta y cinco minutos, donde no hubo nada más relevante para la crónica.

Ya en el complemento, Puebla quiso meterse de nuevo al encuentro pero con poca fortuna, quedando en el recuerdo algunos embates por cortesía de Mario Quezada y Eduardo Arce que no fructificaron, y por el contrario, llevaron a los tamaulipecos a buscar el tanto que sentenció por completo la afrenta.

Precisamente sobre la recta final, en un tiro de esquina, el balón quedó a merced del ex Lobo de la BUAP, Pierre Ibarra, que con la contribución de la defensa enemiga, encontró la zona tejida para así culminar por completo la obra con el 4 por 1, que deja mal parado a Romano y sus pupilos que ahora deberán pensar en su cotejo ante el Santos Laguna en Liga MX.