Pemex pagó 6 mil 600 mdp para extraer petróleo en Chicontepec

Schlumberger, Halliburton, Baker Hughes, Weatherford y Techint son las beneficiarias de los contratos para operar áreas experimentales conocidas como “laboratorios de campo”

Puebla

Petróleos Mexicanos (Pemex) pagó a cinco compañías privadas extranjeras 6 mil 649 millones de pesos para convertir al Paleocanal de Chicontepec en un proyecto rentable y promisorio mediante la utilización de la tecnología defracturamiento múltiple o fracking en pozos horizontales.

Lo anterior se desprende de la información contenida en los expedientes 1857500040213 y 1857500050413 del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) entregados al Grupo Ingenieros Pemex-Constitución y dados conocer a este medio por Armando Etcheverry Beltrán.

Fueron las empresas Schlumberger, Halliburton, Baker Hughes, Weatherford y Techint, las beneficiarias de los contratos para operar áreas experimentales conocidas como “laboratorios de campo”, en los que se hicieron pozos de máximo contacto con el yacimiento; se diseñaron fracturamientos híbridos basados en la fragilidad de la roca en ambiente de litologías complejas; fracturamiento binario/gas; microfractura divergente; fracturamiento viscoelástico, y fractura hidráulica con resina.

La meta fue hacer de Chicontepec, un viejo proyecto abandonado por la industria petrolera nacional en la década de los sesentas por su cuestionado potencial debido a la baja permeabilidad por las características del subsuelo y el alto costo para su exploración y explotación en un programa viable que fue retomado en el sexenio pasado.

Para ello se aplicó una técnica que “no es diferente a la que se utiliza con éxito inusitado en la extracción de petróleo y gas en formaciones de lutitas en Estados Unidos”, se afirmó en el documento el “Nuevo Chicontepec”, elaborado por la agrupación de ingenieros petroleros.

Sin embargo, la práctica que consiste en la perforación del suelo a una profundidad de entre 3 o 4 mil metros y la fractura del subsuelo con la inyección de hasta 30 millones de litros de agua, combinados con decenas de miles de litros de productos químicos ha sido cuestionada y prohibida en países europeos como Francia, Bulgaria, Irlanda, además de Canadá y algunas provincias argentinas por sus efectos contaminantes que han provocado enfermedades y hasta “movimientos telúricos por las fallas causadas a la corteza terrestre”.

Tras el uso del fracking en por lo menos 22 pozos del Paleocanal de Chicontepec, ubicado en tres municipios poblanos y diez veracruzanos, se habrían incrementado en más de diez veces; por ejemplo, el pozo El Escobal 197 ubicado en Venustiano Carranza pasó de una producción acumulada en 90 días desde su apertura de 133 mil barriles a 258 mil en sólo 205 días de operación.

Con ello se incrementan “de manera rápida y sustancial” las reservas probadas de petróleo y gas en Chicontepec, en las que el volumen de crudo contenido ha sido calculado en 137 mil millones de barriles de petróleo crudo.

Aunque todos estos datos deberían generar optimismo, la paraestatal sólo los dio a conocer a través de una tabla anexada al informe presentado en 2012.

[u]LA GANANCIA ES PARA LOS EXTRANJEROS[/u]

Por el momento son las empresas extranjeras que perforaron el yacimiento de Chicontepec las únicas que han obtenido ganancias, debido a que la producción de petróleo en esa zona se ha convertido en la más cara del país debido a que en todo el activo se obtiene un promedio de 66.3 mil barriles diarios, contra los 868 mil del venero Ku-Maloob-Zaap, de acuerdo con el reporte de agosto de este año de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Por ello, la cifra producida en Chicontepec ha sido calificada como “ridícula”, al compararla con la producción del sureste mexicano, ya que resulta inexplicable que se hayan destinado a este proyecto 527 mil 794 millones, apenas 120 mil millones menos de los que se aplicaron para el yacimiento cuya producción es mil 307 por ciento mayor.

De acuerdo con versiones de Petróleos Mexicanos (Pemex) los cinco grandes contratos de perforación y obras complementarias que se ejecutaron en Chicontepec entre 2007 y 2009, en los que se pactó el equivalente a 2 mil 600 perforaciones, sólo se repartieron entre dos empresas: mil 500 pozos para Schlumberger y mil 100 para Weatherford, que fueron las que obtuvieron las mayores ganancias.

Esto debido a que hasta el 30 de junio, en el Activo Integral Aceite Terciario del Golfo había 2 mil 763 pozos operando en los 13 municipios de Veracruz y Puebla, pero mil 169 de ellos no se obtiene ni gota de petróleo.

Es decir, sólo el 57 por ciento de los pozos de Chicontepec tenía hasta junio pasado una producción de 66.3 mil barriles diarios, cifra que apenas representa un 3 por ciento de los 2 millones 459 mil barriles diarios que se extraen en el país, de acuerdo con el mismo reporte de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

[h2]Rendimiento es ridículo: Comisión de Hidrocarburos[/h2]

"Para que se note lo ridícula que es esta cifra, la vamos a comparar con la producción del yacimiento Ku- Maloob-Zaap que tiene un rendimiento de 868 mil barriles diarios de crudo. Si dividimos esta cifra entre los 66.3 barriles diarios promedio de Chicontepec, veremos que es mayor mil veces más. Esto es un ejemplo”, dijo la Comisión Nacional de Hidrocarburos en el documento.

En el Ku-Malob-Zaapla producción de petróleo crudo aumentó de 322 mil barriles diarios en 2005 a 855 mil en 2012 y la extracción de gas asociado a este crudo, en el mismo lapso, pasó de 167 millones de pies cúbicos diarios a 330 millones. Casi el doble, los recursos destinados a esta zona han sido mínimos comparados con el ATG, expusieron. Ejemplificaron explicando que entre 2005 y 2012 los pozos terminados en el Litoral Tabasco fueron 46 frente a los mil 986 perforados en Chicontepec entre 2008 y 2012, en tres años menos.

Sin embargo, agregaron, Pemex destinó el 29 por ciento de su presupuesto total de 2009 a Chicontepec y sólo el 2 por ciento al litoral del sureste, que no aparece como tal, sino como “Integral Chuc”, según datos del Presupuesto de Programas y Proyectos de Inversión de Pemex.

No sólo eso, Chicontepec tiene 43 por ciento más presupuesto que Cantarell, de 2009 en adelante. Tiene también, para ese mismo periodo 102 por ciento más, o sea más del doble, que el presupuesto de Ku-Maloob-Zaap.

“En ese mismo año, 2008, Cantarell tuvo 37 por ciento de la producción nacional, y el otro yacimiento mencionado, el 25 por ciento. Frente al 1 por ciento de Chicontepec”, dijeron.

[h2]Más del 50% de equipo de perforación es privado[/h2]

La Comisión Nacional de Hidrocarburos se pregunta “¿cuál es la razón para esa extraña predilección de gastar más para que se obtenga menos petróleo? Hay, por lo menos, una causa: los altos funcionarios quieren contratar empresas, en los principales casos extranjeras, y además obtienen el agradecimiento del ‘ganador’ en cada concurso. Pero en las zonas ‘tradicionales’, Pemex ya tiene equipos y personal, y sólo los puede ir desplazando, para meter empresas privadas, poco a poco".

Por ejemplo, a finales de 2007 Pemex operaba con 224 equipos de perforación, de los cuales eran de empresas privadas 101, o sea 45 por ciento del total. Ya a fines de 2008, Pemex estaba utilizando 269 equipos de perforación, de los cuales eran privados 143, o sea que 53 por ciento de los equipos eran privados. Aumenta la participación privada, pero gradualmente, “ni modo que tiren todos los equipos de Pemex de inmediato a la basura”, añadieron.

En el municipio de Chicontepec, en cambio, “lo entregan todo desde el principio. En cinco grandes contratos de perforación y obras complementarias, de 2007 a 2009, se pactó el equivalente de 2 mil 600 perforaciones. Sólo se repartieron entre dos empresas: mil 500 pozos para la firma Schlumberger y mil 100 para Weatherford”.