La Malinche, espacio emblemático

Este mes suman siete décadas y media desde que este lugar se estableció como área natural protegida
EL GOBIERNO DEL ESTADO LOGRÓ FRENAR EL DETERIORO DEL PARQUE NACIONAL MALINCHE, QUE POR DÉCADAS ESTUVO DESCUIDADO
EL GOBIERNO DEL ESTADO LOGRÓ FRENAR EL DETERIORO DEL PARQUE NACIONAL MALINCHE, QUE POR DÉCADAS ESTUVO DESCUIDADO (Especial)

Tlaxcala

En los últimos tres años, el Parque Nacional Malinche (PNM) recibió atención integral a través de diversas acciones para recuperar su patrimonio ecológico y frenar el deterioro causado por las actividades humanas, mediante las políticas definidas en el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, impulsadas por el Gobernador Mariano González Zarur.

Este mes suman ya siete décadas y media desde que el PNM se estableció como área natural protegida por el decreto presidencial de Lázaro Cárdenas, en 1938, con el propósito de asegurar la conservación de los recursos naturales y forestales de la región.

Así que para garantizar su preservación, el Gobierno del Estado ha realizado trabajos coordinados para la recuperación de esta área, que por muchos años estuvo descuidada.

En el tema de prevención y combate de incendios forestales, la Coordinación General de Ecología (CGE) ha desarrollado diversas estrategias con el propósito de abatir significativamente la incidencia de siniestros que en los últimos 10 años afectaron una amplia extensión de bosque en el Parque Nacional Malinche.

Con brechas corta-fuego y líneas negras, además del esfuerzo desarrollado por los integrantes de las tres brigadas de combatientes, ubicadas estratégicamente en las faldas de la Malinche, se mejoró el índice de afectación de 3.5 el año pasado a 2.6 en este 2013.

En cuanto al rubro de reforestación, destaca la reciente participación de numerosos grupos organizados de mujeres originarias de los municipios de: Huamantla, Contla, Zitlaltepec, Santa Cruz, Chiautempan, San Pablo del Monte, Teolocholco, Teacalco, Tetlanohcan, Ixtenco, Acuamanala y Mazatecochco, que por tercera ocasión participaron en trabajos de reforestación y conservación de suelos.

En esta ocasión, a través del Programa de Empleo Temporal fue atendida una extensión superior a las 541 hectáreas, en la que se trasplantaron 212 mil árboles en los predios de Pilares, la Zacatonera, Altamira, Tres Marías, Barranca Madroño y Puerta falsa, del municipio de Huamantla y Zitlaltepec.

Para recargar los mantos acuíferos, la administración estatal ejecuta obras de zanja bordo y mantenimiento en una extensión de 116 mil 328 metros lineales, aunado a la construcción de presas de gaviones en la parte alta del volcán.

Es importante señalar que otras de las acciones efectuadas en estos 34 meses se encuentran: la rehabilitación de las seis casetas de vigilancia, la dotación de equipo para inspección y vigilancia, así como la adquisición de dos vehículos equipados como apoyo para el control de incendios, con lo que los brigadistas tienen ahora mejores herramientas para el desempeño de su trabajo.

Con estas actividades y otras que habrán de desarrollarse en corto y mediano plazo, la administración estatal recupera espacios naturales para mantener la biodiversidad y desarrollo para todos.

[u]La Malinche, espacio emblemático[/u]

La Malinche es un espacio que se constituye como uno de los símbolos emblemáticos más importantes de Tlaxcala y que por varias décadas generó importantes beneficios a las comunidades aledañas, tanto del Estado como de Puebla.

Cuenta con cuatro mil 461 metros de altitud y ocupa el quinto lugar entre las elevaciones más importantes de nuestro país, con más de 16 mil 400 hectáreas arboladas, forma bosques con mezclas y masas puras de pinos, encinos y oyameles, principalmente.

Sus zonas arboladas constituyen uno de los más importantes refugios naturales para diversas especies faunísticas que encuentran su hábitat en esta región del altiplano central.

Estos servicios ambientales derivados de la función regulatoria del microclima que prevalecen en el volcán, ha permitido asegurar la recarga acuífera subterránea que satisfacen las necesidades de cuando menos la mitad de la población tlaxcalteca y en menor medida de Puebla.

Las tradiciones y costumbres que prevalecen en las comunidades cercanas a la Malinche constituyen un legado cultural que data de la época de los antiguos pobladores de Tlaxcala.