Lobos desea respaldar a Medrano con el triunfo

La Jauría universitaria alista los detalles previos al choque que este sábado sostendrán en casa de los Delfines de Ciudad del Carmen
Gustavo Guillen confía en darle continuidad al técnico con los tres puntos.
Gustavo Guillen confía en darle continuidad al técnico con los tres puntos. (Foto: Especial)

Puebla

Conscientes de lo que está en juego en su próximo partido frente a los Delfines de Ciudad del Carmen, los Lobos de la BUAP trabajan con intensidad en su campamento, donde este jueves decidieron cerrar las puertas a miradas extrañas, a fin de ultimar detalles con relación a la alineación que el cuadro habrá de emplear.

Finalizado el ensayo en la grama estudiantil, el mediocampista de los Licántropos, Gustavo Guillen, confesó que hoy más que nunca el grupo deberá mostrar su apoyo al técnico, Héctor Medrano, a sabiendas de que su permanencia podría estar en riesgo, aunado al hecho que necesitan de la victoria para mantenerse con vida en la lucha por la clasificación a la liguilla del circuito.

"Obviamente que cuando un equipo va mal, siempre el entrenador es el que está mal, ya no queda más que de nosotros sacar el orgullo, no pensar en nada más que en nosotros porque si perdemos se nos puede ir la clasificación que es lo importante. Claro, es lo importante (respaldar al técnico), porque esa es nuestra chamba".

Indicó que a pesar de que restan pocos encuentros, el equipo no se presiona pues sabe que la posibilidad de colarse a la fiesta grande aún está en sus manos, de ahí que en equipo se mentalice única y exclusivamente en volver con un saldo a favor de su visita a tierras campechanas.

"Yo creo que la presión es desde que empieza el torneo, el que si calificamos, el que si quedamos fuera, ahora estamos dentro, no hay presión, más que nada porque ya hemos tenido una mala rachita de no ganar, entonces tenemos que revertir eso. Todavía estamos dentro de la zona de clasificación, presión no tenemos, pero sí tenemos que quitarnos eso, estar concentrados y sacar un buen resultado allá".

Admitió que lo sucedido en Copa MX con la goleada a manos de Oaxaca por 4-0 a ellos dejó una dura lección de la que tratarán de sacar provecho, de ahí que el equipo no puede permitirse más desatenciones como les sucedió, pues saben que el tiempo apremia y que para el cuadro no hay mayor margen de error.