Lamenta Díaz Cid alejamiento de universitarios de las causas sociales

Destacó que las corrientes anarquistas que han surgido carecen de propuestas
El evento se llevó a cabo en el edificio del ayuntamiento poblano.
El evento se llevó a cabo en el edificio del ayuntamiento poblano. (Ana María Arroyo)

Puebla

Las causas sociales perdieron importancia entre los universitarios, situación que evita que vuelvan a surgir movimientos estudiantiles como los de 1968, ya que los jóvenes buscan obtener beneficios para sí mismos.

Así lo expresó el investigador de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP), Manuel Díaz Cid, quien destacó que los universitarios buscan concluir sus carreras para luego insertarse al mercado laboral.

Tras presentar el libro “México 1968 ¡¿Otra historia?!” en el patio del palacio municipal, el politólogo resaltó un alejamiento de las causas sociales.

“Al interior de las comunidades universitarias ha habido un alejamiento de todo lo que son los problemas de la sociedad, están pensando mucho más en terminar sus estudios y en dedicarse a sacarle provecho a la profesión. Las causas sociales han perdido mucha jerarquía”, apuntó.

Ante los académicos, Jaime Ángel Chama y José Alejandro Guillén, con quienes trabajó para escribir el libro, Díaz Cid descartó la posibilidad de que se vuelva a repetir en México los acontecimientos de 1968.

Resaltó que la corriente anarquista que se ha llegado a manifestar en los últimos años, lo hace sin una propuesta.

“No, yo creo que es muy difícil. De hecho, solamente algunos grupos radicales de la línea anarquista son los que han tenido la intensión de manifestarse. Desafortunadamente, el anarquismo se manifiesta sin propuesta, se manifiesta como protesta, a veces, como una protesta excesivamente violenta.

En la obra, los autores coinciden en señalar que el movimiento estudiantil y los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 se trasladaron a una mesa de discusión crítica a un “altar de rito y mitología”.

Díaz Cid resalta que el 68 es más importante por los muertos del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas en el Distrito Federal que por los ideales que enarbolaron los estudiantes universitarios.

“El resultado del movimiento, en nuestra hipótesis, está mucho más ligado el movimiento del 68 a la lucha por el poder en la sucesión presidencial que a cualquier otra cosa. Por eso el secretario de gobernación, Luis Echeverría, que es quien en un estilo maquiavélico ejercita la acción y capitaliza la reacción. Al final de cuentas, es quien sale favorecido por la elección presidencial. Lo anterior, desde nuestro punto de vista, parece ser el punto olvidado del 68”, apuntó.