Jamás regresaría a mi país: migrantes en Caravana

No es una opción regresar a su nación, los hechos de inseguridad, la falta de empleos y las pocas posibilidades de una vida digna los hicieron unirse a la caravana “Viacrucis Migrante”.
Alexis Iván Morales, migrantes guatemalteco que se unió a la caravana “Viacrucis Migrante” en busca del "sueño americano".
Alexis Iván Morales, migrantes guatemalteco que se unió a la caravana “Viacrucis Migrante” en busca del "sueño americano". (Sergio Cervantes)

Puebla

Poco después de su nacimiento, hace 16 años, Alexis Iván Morales no ha visto a su mamá que vive en Estados Unidos, en los últimos dos meses se ha dedicado a viajar de Guatemala a México para avanzar a la frontera, intentar cruzar por sus propios medios y encontrarse con su familia. Sin importar cómo pueda atravesar a Norteamérica, entre sus opciones, se encuentra pasar con droga ante la falta de recursos económicos y legales.  

“Si llego a Tijuana… me quedo tal vez en Caborca o en Altar Sonora para cargar mochila de mariguana, ya me conectaron mis amigos de acá, allá voy a ver qué me dicen y primero Dios que no me maten (…) conozco a gente que ya ha pasado, me han conectado con gentes de la mafia para que cruce mariguana a Estados Unidos”, dijo.

Alexis Iván ya recibió asesoría jurídica en su paso por México, sin embargo, señala que no le han dado una respuesta concreta para poder tramitar de manera legal su viaje o su estancia en Estados Unidos, ahora, se traslada sin dinero y sin compañía alguna, aunque es menor de edad. Huyó hace dos meses de Guatemala, de la casa de su papá, que lo maltrataba y nunca se hizo responsable de su cuidado.

Para Alexis Iván y los migrantes provenientes de Honduras, el Salvador, Guatemala y otros países, no es una opción regresar a su nación, los hechos de inseguridad, la falta de empleos y las pocas posibilidades de una vida digna los hicieron unirse a la caravana “Viacrucis Migrante”, el objetivo es avanzar en el territorio mexicano y encontrar un lugar para vivir, o acercarse en grupo a Tijuana e intentar cruzar la frontera en busca del “Sueño Americano”.

Ejemplo de ello es Edgar Josué Reyes, que salió con 18 amigos de Honduras para avanzar a los Estados Unidos, relata que regresar a su país no es una opción para los integrantes de la caravana, incluso, sostuvo que prefiere estar encerrado en la prisión americana o mexicana antes que lo deporten a Sudamérica.  

“Decidimos salir cuatro familias de amigos por la situación económica, política y de inseguridad, somos víctimas de golpes por la policía militar de nuestra ciudad (…) Nosotros queremos seguir adelante a los Estados Unidos, pedir un asilo porque lo necesitamos”, dijo.

En el tercer día del “Viacrucis Migrante”, ya han arribado a la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción cerca de 700 personas, siendo éste el punto con mayor afluencia.


AMV