Inicio agridulce del futbol rápido UPAEP en Universiada

Las damas hicieron válidos los pronósticos y doblegaron al IPN por 3-0, sin embargo los hombres tuvieron un choque complicado con la UANL y dejaron ir la victoria.
Las Aguiluchas comenzaron con el pie derecho en la contienda.
Las Aguiluchas comenzaron con el pie derecho en la contienda. (Foto: Especial)

Puebla

La jornada inaugural dentro del futbol rápido de la Universiada Nacional BUAP 2014 fue de claroscuros para los representativos de la UPAEP, ya que mientras las damas superaron con éxito su primera prueba sobre el Instituto Politécnico Nacional por 3 goles a 0, los varones quedaron a deber al igualar a uno en tiempo regular, para dejar escapar el punto extra en la prórroga con gol de oro a manos de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Fue la cancha del Nido de UPAEP la sede de la contienda, donde de inicio, las damas saltaron a la cancha con todo el deseo de obtener sus primeros puntos del certamen, siendo Greta Saade la encargada de convertir el 1-0 durante el periodo inicial, lo que despertó la ira de las capitalinas que buscaron afanosamente el marco rival, pero sin éxito alguno.

No fue sino hasta el tercer lapso cuando las rojiblancas finiquitaron la aduana, gracias a Celeste García y María Grados que coronaron el 3 por 0 imposible de revertir para las "Burras Blancas", que concluyeron la justa prácticamente encima de la cabaña contraria que mantuvo el cerrojo hasta el último aliento.

Águilas no pudo con Tigres

Los que no tuvieron la misma suerte que sus compañeras de institución, fueron los varones, que en su aduana en contra de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, empataron a uno al término de los cuatro periodos, perdiendo el punto extra luego de que los bengalíes concretaron el gol de oro en la extensión del cotejo.

Compromiso en el que los emplumados se fueron al frente desde el primer lapso, gracias al gol lejano del arquero, Jonathan Salamanca, que vio adelantado al cancerbero rival, mismo que nada pudo hacer en su afán por eludir el daño, decretando así el 1 por 0 favorable para la UPAEP.

En su afán de conservar la mínima ventaja, los pupilos de Raúl Posadas se tiraron atrás y con ello se vieron agobiados por los embates felinos, que prácticamente sobre el finiquito, encontraron el resquicio necesario en la zaga para igualar el tanteador mediante Lorenzo Covarrubias que sentenció el 1 a 1.

Al no haber más durante el tiempo reglamentario, Águilas y Tigres se vieron obligados a repartirse la unidad extra con gol de oro, que para mala fortuna de los poblanos cayó del bando neoleonés, que mediante Moisés Castillo selló el compromiso, por lo que ahora las Águilas se ven obligadas a obtener la victoria.