Fermín Spínola se lleva el triunfo de "El Relicario"

El matador mexiquense cortó dos orejas, una por toro, para cruzar la puerta grande del coso poblano como el triunfador del cartel que reinició la actividad taurina en la capital
El matador a pie supo ganarse el reconocimiento del respetable y del juez de plaza.
El matador a pie supo ganarse el reconocimiento del respetable y del juez de plaza. (Foto: Especial)

Puebla

Con dos apéndices en mano, una en cada lote, el matador Fermín Spínola salió en hombros la noche de viernes de la plaza de toros "El Relicario Joselito Huerta", que con dicho festín, retomó la actividad taurina, siendo la primera corrida del año que lució un lleno hasta las lámparas.

Faena en la que el mexiquense salió de vena y supo maniatar con buenos pases llenos de arte a su primer burel, que al matarlo de manera correcta, le valió llevarse el reconocimiento del respetable, mismo que fue condecorado por el juez de plaza con su primera oreja de la noche.

Proeza que Spínola habría de repetir en su segundo toro, para entonces llevarse las palmas consigo, superando por un trofeo al rejoneador navarro, Pablo Hermoso de Mendoza, que en su reaparición en territorio poblano, cumplió con sus dos actuaciones, llevándose a casa un silencio y una oreja.

Quien no fue partícipe del reparto de galardones fue el tlaxcalteca, Sergio Flores, que en su primer toro recibió silencio tras un aviso, para cerrar con ovación en su segunda actuación de la noche ante los toros de la ganadería de Rancho Seco.