Cristian Ayala hace oficial su Segundo Cruce por la Esperanza

Ahora el nadador poblano intentará cruzar el Canal de Catalina en California, donde el mayor riesgo son sus aguas infestadas de tiburones
Ayala cumplió su promesa de intentar un nuevo reto para el 2014.
Ayala cumplió su promesa de intentar un nuevo reto para el 2014. (Foto: Edgar González)

Puebla

Del 17 al 19 de septiembre, el nadador poblano Cristian Ayala, emprenderá su Segundo Cruce por la Esperanza, ahora por el Canal de Catalina en California, Estados Unidos, lo que representa un nuevo reto de alto riesgo para el atleta que recientemente conquistó el cruce a nado en las gélidas aguas del Canal de la Mancha.

"El 17 a las 8 de la noche empezamos a preparar todo, para que el 18 de septiembre a las 12 de la noche en punto, en la madrugada empecemos a nadar desde la Isla de Catalina, tenemos cinco o seis horas para salir de la zona de Catalina que es donde más tiburones hay, en la noche es cuando los tiburones duermen, vamos a tratar de salir de esa zona lo más pronto posible y alcanzar la costa de California en un tiempo de catorce a dieciocho horas, igual que en el Canal de La Mancha".

Destacó que al ser reciente su proeza, está en óptimas condiciones para emprender esta nueva empresa, sin embargo su deseo es darle prioridad a la recaudación de recursos para la casa de asistencia "Una Nueva Esperanza", por lo que trabajará arduamente los próximos meses, a fin de lograr la meta que tiene en cuanto al monto económico a donar.

"La preparación la tenemos, el problema es que quiero darle tiempo a la recaudación, tengo que mantener mi ritmo hasta que llegue el reto, porque quiero tomarme todos estos meses para recaudar fondos para 'Una Nueva Esperanza', la preparación va a ser muy parecida a lo hecho para el Canal de La Mancha".

En ese sentido, Ayala precisó que su primer objetivo será rehabilitarse al 100 por ciento del desgarre que presenta en el hombro derecho, lo que combinará con una rutina demandante, que incluye nado a contracorriente en Las Estacas, así como nado continuo de doce, catorce y dieciséis horas, aunado al cruce en la Laguna de Alchichica y sesiones en la alberca de la Acuática Nelson Vargas.

Destacó que lo que a él más preocupa es el riesgo de nadar en aguas infestadas de tiburones, a sabiendas de que la temperatura será adversa como en su anterior proeza, lo que sabe podrá superar una vez más.