Cientos visitan la Cripta de los Obispos

Líder de la grey católica pidió recordar en oración a difuntos
Fieles acuden a visitar la Cripta de los Obispos.
Fieles acuden a visitar la Cripta de los Obispos. (Foto: Ana María Arroyo)

Puebla

Cientos de visitantes llegaron a la Cripta de los Obispos de la catedral de Puebla, espacio que se abre sólo el 2 de noviembre de cada año, considerado también como el Día de los Files Difuntos, donde reposan los restos de 13 obispos y cinco arzobispos de la arquidiócesis.
Los fieles católicos, por algunos momentos del día, realizaron fila para ingresar a la cripta que se encuentra bajo el altar mayor de la catedral donde se aprecia el Ciprés que fue modificado al estilo neoclásico, por el arquitecto Manuel Tolsá y llevado a cabo por José Manso.
En la cripta que fue edificada por mandato del obispo y ahora beato Juan de Palafox y Mendoza, se encuentran los restos de fray Julián Garcés, primer obispo de Puebla (1527-1542); de Salvador Bienpica y Sotomayor (1790-1802); y los arzobispos Pedro Vera y Zuria (1924-1944) y los hermanos José Ignacio (1945-1950) y Octaviano Márquez y Toriz (1951-1975).
Entre los fieles, turistas que visitaban la catedral, aprovecharon la oportunidad para visitar la cripta que sólo se abre el 2 de noviembre de cada año.
"En todas las catedrales hay un espacio para que si el arzobispo lo van a sepultar, sean colocados sus restos y después salgan a una cripta más pequeña", explicó el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa.
El líder de la grey católica en Puebla pidió recordar en oración a sus seres queridos que han partido y agregó que el deseo de los familiares es que sus muertos estén siempre cerca de la divinidad.
"La Iglesia desde el principio siempre recomendó a los vivos orar a los difuntos y sepultarlos cristianamente, respetar el cuerpo débil de un difunto. Recen por sus difuntos, recuerdenlos, participen en la santa misa y a que la ofrezcan por ellos", apuntó Sánchez Espinosa.