Cempasúchil, del campo a los altares

En esta temporada, se espera contar con una producción de 10 mil toneladas de flor de muerto y 5 mil toneladas de terciopelo, dijo el secretario de Desarrollo Rural, Julio Lorenzini.
Productores y campesinos consideran que la flor no fue un cultivo dañado por las lluvias.
Productores y campesinos consideran que la flor no fue un cultivo dañado por las lluvias. (Andrés Lobato)

Tianguismanalco

Al amanecer, Antonia García y sus sobrinos llegaron ayer a campos de cultivo donde el volcán Popocatépetl es el paisaje de fondo. Lo hace cada año en esta temporada de muertos, para cortar la flor de cempasúchil.

Los primeros rayos del sol apenas se asoman entre las densas nubes que dejó la lluvia en la víspera, ahí se encontraba Antonia García, con un sombrero y un suéter delgado. "Nosotros sólo cortamos la flor, el patrón es el que se encarga de llevarla al mercado de flores, en Atlixco, allá llega gente de todos lados a comprarla".

Las celebraciones a los difuntos generan empleos temporales en municipios y localidades cercanas donde se producen cientos de hectáreas de cempasúchil.

La hierba está húmeda, por eso cada que cortan un ramo, extienden el brazo y hacen un giro de 360 grados para sacudir el agua, de otro modo, la flor se manchará al llegar al mercado y perderá su valor.

Pero la humedad se cuela por la ropa de los campesinos, haciendo que el frío cale más. Sin embargo, ellos prefieren que el día esté nublado; de otro modo, se hace más pesado trabajar con el sol a plomo.

En una misma planta hay flores de dos tipos, las que los campesinos llaman sencillas y las dobles, estas últimas son las que se venden mejor, incluso muchas de las otras se quedan sin cortar.

Gustavo, uno de los sobrinos de doña Antonia, acompaña la jornada con música de su teléfono celular, de donde salen canciones de banda y cumbias. La pila puede durarle seis horas continuas reproduciendo su repertorio, pero el trabajo no acabará hasta el atardecer, para entonces sus manos estarán entumidas.

En otra zona de Tianguismanalco, una familia mucho más grande se coordina para subir las llamadas maletas de flores, formadas por varios ramos, a una camioneta pickup. El producto está listo para la venta.

Al llegar al mercado de flores de Atlixco, los productores pagarán una cuota por tener un sitio de venta, los compradores dejan sus autos y camionetas en los alrededores, donde los cuidadores participan también de la actividad económica.

Productores y campesinos consideran que la flor de muerto no es un cultivo que se vea severamente dañado con las afectaciones climáticas ocurridas recientemente, e incluso consideran que el presente, habrá más ganancias que el año pasado.

PUEBLA: PRIMER LUGAR EN PRODUCCIÓN DE CEMPASÚCHIL
Se espera que en esta temporada de muertos Puebla cuente con una producción de 10 mil toneladas de flor de cempasúchil y 5 mil toneladas de flor de terciopelo, señaló el secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSyOT), Julio Lorenzini Rangel.

El funcionario estatal destacó que el estado ocupa el primer lugar a nivel nacional en producir flor de cempasúchil, tercero en flor de terciopelo, cultivo que está en ascenso.
Ante la festividad del Día de Muertos, Lorenzini Rangel detalló que las principales zonas donde se produce estas plantas es en Atlixco, Tianguismanalco, Santa Isabel Cholula, Palmar de Bravo y Huaquechula, quienes a su vez distribuyen a otras partes para poder comercializarla.

"Puebla es uno de los principales productores a nivel nacional, seguramente los productores partirán de diversos mercados, centros comerciales para poder distribuir este producto", dijo el funcionario estatal quien insistió que los productores ya realizaron el corte de la flor para comenzar con la venta de ésta.

"La celebración es a la vida eterna, no a la muerte"

El culto a la Santa Muerte es la devoción "mal orientada" porque la celebración del Día de Muertos es por el paso de seres queridos a la vida eterna, aseguró el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, quien anunció la apertura de la Capilla de las Reliquias y de la Cripta de los Obispos para los días 1 y 2 de noviembre.

Tras realizar un recorrido por la Catedral de Puebla, el líder de la grey católica en Puebla aseguró que la iglesia "celebra la vida" desde finales de octubre y primeros días de noviembre.

"No celebramos el misterio en sí de la muerte, sino celebramos y recordamos a nuestros difuntos, seres queridos que han dado el paso a la vida eterna".

Aseguró que la Iglesia Católica no rechaza a las personas que se dicen adoradoras de la Santa Muerte y los llama para reorientarlos.

"La Iglesia Católica trata de catequizarlos, orientarlos y hacerles ver que su devoción está mal orientada", apuntó Sánchez Espinosa.

Señaló que los fieles católicos podrán recibir la indulgencia plenaria si acuden a algún cementerio durante estas fechas, van a misa el día 2 de noviembre y cumplen con la condición del estado de gracia.

Destacó que, por un lado, la Capilla de las Santas Reliquias y los altares de San Miguel y San José en la Catedral de Puebla, se abrirán el viernes 1 de noviembre de las 8:00 a las 19:00 horas; mientras que la Cripta de los Obispos se abrirá el 2 de noviembre.

Sánchez Espinosa destacó que solicitará permiso al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para colocar reliquias del beato Palafox y Mendoza en el altar del Perdón en Catedral.

En la Capilla de las Santas Reliquias se encuentran restos de algunos mártires y santos como: San Basilio, San Sotero Papa, San Cornelio, Santa Catalina de Siena y reliquias del beato Juan de Palafox y Mendoza.

En la Cripta de los Obispos se encuentran los restos de 13 obispos y arzobispos de Puebla, entre ellos, Fray Julián Garcés, primer Obispo de Puebla; Don Salvador Bienpica y Sotomayor, Don Pedro Vera y Zuria, Don José Ignacio y Don Octaviano Márquez y Toríz.

En recuerdo de María del Rosario, la menor asesinada

María del Rosario, de 9 años de edad, volvió a su humilde morada. Sus padres y su abuela no fueron a trabajar al campo esta semana por recibirla en la puerta de la casa y para quedarse a prepararle una comilona especial.

La sala de piso de cemento de color gris se pintó de amarillo y blanco con manojos de flores frescas, recién cortadas de los terrenos surcados. Los familiares iluminaron la llegada de la menor con un centenar de ceras y veladoras.

María del Rosario es la hermana menor de una numerosa familia de apellidos Morales Morales. La pequeña llegó y estará este 31 de octubre con ellos. Después se irá y no volverá hasta el próximo año.

María del Rosario estaba con sus familiares y vecinos adornando el pasado 27 de marzo una capilla del municipio, ubicado en la región de Atlixco, cuando fue asesinada por sujetos que dispararon con una escopeta en contra de los presentes.

Han pasado 7 meses de ese hecho y los familiares todavía no pueden superar su pérdida. La recordaron con una ofrenda monumental al estilo de Tianguismanalco, donde los pobladores tienen por tradición colocar decenas de ceras blancas y de manojos de flores.

Los papás de la pequeña piden a la Procuraduría General de Justicia que no suelte al asesino Juan Carlos Vázquez Martínez, porque de los comentarios que se escuchan en la población es que sus abogados están por liberarlo.

Su hija murió inocentemente por un grupo de desquiciados sujetos que en el pueblo son vistos como consumidores de drogas y que además se dedican a venderlas.

Los deudos señalan que se tiene que hacer justicia porque fue acabada la vida de María del Rosario, a quien sus hermanos mayores colocaron un video de ella con fotos que documentan desde su nacimiento hasta sus últimos días en vida.