• Regístrate
Estás leyendo: Volar con los tímidos cometas
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 09:10 Hoy

Volar con los tímidos cometas

Dice mi historiadora predilecta que esquiar en nieve es lo más parecido a ir volando.

Publicidad
Publicidad

Hay días en que al abrirle las ventanas al sol se me antoja volar. No sólo darle un empujón al picaporte, sino salir tras él que ha quedado flotando sobre el alero de cristal cubriendo el patio. Y ya de ahí soltarme, dar un brinco a la punta delfresno. Quizás desde allá arriba pueda mirarse una pequeña bahía que ensueña a mil seiscientos sesenta y cinco kilómetros de este lugar en que imagino un vuelo. Entonces ya no serán dos horas en avión, menos dieciocho en auto, sino sólo un segundo con los ojos cerrados y de regreso a las puestas de sol dorando el ánimo con la sensación de que todo debería ser bueno y generoso como esas tardes. Volar.

Lee aquí el artículo completo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.