Recibe Meade a ministro de Asuntos Exteriores de Belice

Wilfred Elrington llegó a México para suscribir diversos acuerdos sobre cooperación marítima, transporte, energía, propiedad intelectual, protección al consumidor, salud y medio ambiente.

Ciudad de México

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, recibió al ministro de Asuntos Exteriores de Belice, Wilfred Elrington, para suscribir diversos instrumentos jurídicos de cooperación marítima, transporte, energía, propiedad intelectual, protección al consumidor, salud y medio ambiente, que beneficiarán directamente a las poblaciones de ambos lados de la frontera.

Se trata de la primera visita oficial que efectúa un canciller beliceño en la historia de la relación bilateral a México y, durante la cual, se reunirá con el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, así como con el director general del IMSS, José Antonio González Anaya.

La SRE explicó que México es el primer socio comercial de Belice en América Latina y el Caribe y el tercero a nivel mundial, con un comercio bilateral de 143 millones de dólares.

"Nuestro país es el principal proveedor de electricidad y el segundo de gas natural en Belice, así como el primer comprador extranjero de camarón beliceño", de acuerdo con la cancillería.

Paralelamente, por medio de dos pasos fronterizos, anualmente se registran más de medio millón de cruces de personas y 1.35 millones de cruces vehiculares, que tienen un impacto significativo en las economías de ambos países.

México es el tercer mercado turístico más importante para Belice, después de Estados Unidos y la Unión Europea.

Wilfred Elrington dictará conferencia magistral sobre los vínculos de Belice con México y sobre la importancia de fortalecer la relación bilateral con una mayor promoción de las oportunidades comerciales e inversiones recíprocas, que contribuyan a la prosperidad y seguridad de la región sur-sureste de México y de Centroamérica.

El ministro arribó a la sede de la SRE luego de que se retrasara la reunión debido a que se rompió uno de los vidrios del edificio.