Violencia no debe combatirse con violencia: Eraclio Zepeda

El escritor chiapaneco Eraclio Zepeda fue galardonado este lunes con la medalla Belisario Domínguez 2014.
Eraclio Zepeda recibió la medalla de manos de Miguel Barbosa, presidente del Senado.
Eraclio Zepeda recibió la medalla de manos de Miguel Barbosa, presidente del Senado. (Notimex)

Ciudad de México

Eraclio Zepeda, galardonado este lunes con la medalla Belisario Domínguez de este año, criticó la violencia que se ha generado alrededor de las protestas por la desaparición de normalistas de Ayotzinapa, al aseverar que es un hecho doloroso, pero la violencia no debe combatirse con violencia.

Ante los titulares de los tres poderes de la Unión, el escritor chiapaneco reprobó las acciones violentas que realizan agrupaciones gremiales de maestros en Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán, al señalar que éstas se alejan del espíritu universal del magisterio, tras lo cual, exigió a los tres órdenes de Gobierno en el país protección a la convivencia nacional, al acusar que los delincuentes se han repartido el país.

"De septiembre a esta parte se ha desatado una crisis social que la sociedad rechaza y padece. Las manifestaciones de protesta han ido creciendo en violencia. Es dolorosa e inaceptable la desaparición de los jóvenes normalistas, pero hay que reconocer también que el gobierno ha desplegado una enorme fuerza de búsqueda y de investigación, sin límite de esfuerzos de todo tipo", expresó ante el pleno del Senado y frente al presidente Enrique Peña Nieto.

Manifestó que por grande que sea el dolor, el crimen no se combate con más crimen.

"La arbitrariedad, la violencia, la destrucción de instituciones y propiedades de particulares y el acoso de los trabajadores de la ley, al grado deponer en peligro su propia integridad es inaceptable", planteó el escritor indigenista y poeta.

Dijo que algunas de las posiciones legales recientes en el área de la educación pública han sido rechazadas por agrupaciones que tratan de marcar la ley a su conveniencia y servicio.

Diría que agrupaciones gremiales de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán han respondido con gran violencia con arbitrariedades impropias del espíritu universal del magisterio.

"La falta de solidez y legalidad en la actuación del poder Ejecutivo de algunos estados ha desembocado en la corrupción de las policías locales y su cooptación por parte de la delincuencia organizada, esto ha provocado una estela de crímenes y asesinatos".

Aseveró que los delincuentes se han repartido el país y cuando entran en contradicción, la crueldad se acrecienta y la guerra lacera a las comunidades.

En un discurso de quince minutos, aderezado con anécdotas y fábulas propias de sus obras, Eraclio Zepeda dijo que las fuerzas armadas honrosamente han ocupado los puestos de combate que debía ejercer la policía estatal y estatal.

Pero "de septiembre a esta parte se ha desatado una crisis social que la sociedad rechaza y padece. Las manifestaciones de protesta han ido creciendo en violencia. Es dolorosa e inaceptable, la desaparición de los jóvenes normalistas, pero hay que reconocer también que el gobierno ha desplegado una enorme fuerza de búsqueda y de investigación, sin límite de esfuerzos de todo tipo".

Por ello, dijo, "por grande que sea el dolor, el crimen no se combate con más crimen, la arbitrariedad, la violencia, la destrucción de instituciones y propiedades de particulares y el acoso de los trabajadores de la ley, al grado de poner en peligro su propia integridad es inaceptable.

"¿Que nos queda en este momento? Fortalecer la lucha contra la corrupción contra el crimen, la violencia, el ambiente político esta preñado de acusaciones entre los partidos, los gremios y los ciudadanos".

Se pronunció porque aunque como ciudadanos existan tener diferencias con el gobierno y haya diferencia entre los partidos, éstas no impidan que sumemos las fuerzas incapaces de avanzar hacia la democracia.

"A todo el poder Ejecutivo, con el presidente a la cabeza, exigimos transparencia en sus decisiones, oídos atentos a la opinión popular, protección a la convivencia nacional, combate a la ilegalidad y la corrupción en todos los niveles respeto a los derechos humanos".

Dijo que las mismas actitudes se esperan de todas las agrupaciones partidarias "y si los ciudadanos que buscamos el orden, la paz y la justicia coincidimos con acciones de gobierno también hay que manifestarlo".

Zepeda dijo que hay una crisis entre el poder político y es necesario entender que el poder no es patrimonio personal de los políticos ni licencia de impunidad ni patente de privilegios.

"Es hora de ponerle fin al fuero. Empecemos en nuestra casa, por los legisladores, entendiendo que sin transparencia no hay democracia", dijo el chiapaneco.

Demandó a los tres poderes y tres niveles de gobierno asumir tres compromisos: declaración patrimonial en versión pública, declaración de impuestos en los últimos cinco años y declaración de intereses.

"Empecemos ya porque si no lo hacemos abrimos la posibilidad de que las libertades sigan tutelando la impunidad y que la democracia se prostituya en el altar de las ganancias".

Al término de la ceremonia el senador panista Javier Corral entregó una carta al presidente Peña en la que le solicita intervenir respecto de las denuncias de corrupción contra del gobernador de Chihuahua, César Duarte.