“La nuestra, la verdadera defensa de la educación”, dice padre de familia oaxaqueño

Ante la amenaza de profesores de la sección 22 de tomar y saquear aulas, cerraron calles y velan en el inmueble.
El objetivo, garantizar que sus hijos continúen con el ciclo escolar.
El objetivo, garantizar que sus hijos continúen con el ciclo escolar. (Carolina Rivera)

Pueblo Nuevo, Oaxaca

En la parte alta de Oaxaca, en la Agencia Municipal de Pueblo Nuevo, un grupo

de padres de familia se organizaron para resguardar la primaria Flores Magón ante la amenaza de la sección 22 de que recuperará la escuela.

Señalan que lo único que buscan es garantizar que sus hijos continúen con el ciclo escolar, que la educación que reciban sea de mejor calidad y que los paros laborales terminen por lo menos en su comunidad.

Hace seis semanas la desesperación llevó al Comité de Padres de Familia al límite, pues el retraso y la reiterada suspensión de clases los obligó a invitar a la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) a asumir la dirección del plantel, por lo que paulatinamente han logrado completar la plantilla laboral.

“Les pedimos que regresaran a dar clases, vinieron dos veces y simplemente dijeron que no podían porque les daría vergüenza estar dando clases y abandonar a sus compañeros, que ya tienen años de lucha, y que por lo tanto no tenían fecha para volver”, contó Victoria López, madre de familia.

Por ello, ante esta decisión y el miedo de que la sección 22 cumpla sus amenazas y quiera ingresar por la fuerza o intente saquear los salones de clases, los padres velan en el inmueble.

Incluso temen que la obra de ampliación que actualmente se realiza se retrase todavía más, ya que aseguran que hasta el propio director de la escuela en su momento les aseguró que de no apoyarlos no se concluiría.

Ricardo Pérez Reyes, padre de familia, indicó que cada año los maestros amagan con no entregarles ningún programa social si no apoyan sus movilizaciones, por lo que, hartos de la situación, decidieron investigar directamente con la autoridad.

“Ahora vemos que no es cierto, ninguna sección sindical puede iniciar las obras; son el gobierno y el Comité de Padres de Familia los que pueden gestionar las obras; sin embargo, los profesores nos metieron miedo diciendo que si no hacíamos lo que dicen, no hay becas, programa de oportunidades o libros de texto”, explicó.

Esther Guzmán Santiago, presidenta del comité de padres, aseguró que luego de abrir la escuela han recibido amenazas de la sección 22; no solo sobre que van a recuperar la escuela, sino que los agredirán físicamente.

En consecuencia, los padres decidieron cerrar la calle para evitar que los sorprendan; las mujeres permanecen al interior de la escuela, mientras que los hombres vigilan desde afuera interceptando a cualquier extraño que se acerque.

Por lo que a unos días de que se cumpla el plazo para el “regreso” de la sección 22 y ante la falta de atención de los gobiernos estatal y municipal, los padres de familia permanecen firmes en lo que dicen es la verdadera defensa de la educación.

Además, advierten que mantendrán su lucha hasta que el gobierno les entregue oficialmente el plantel para que los maestros de la sección 59 tomen la dirección de la educación de sus hijos, la cual, aseguran, ha mejorado significativamente en estas seis semanas.