Continúan vandalismo y protestas en tres estados

En Michoacán, estudiantes normalistas encapuchados saquearon camiones de aguay refrescos; en Veracruz, alumnos universitarios tomaron varios centros comerciales.

Chilpancingo

Tras sostener un intercambio de pedradas, cohetones y gases lacrimógenos con policías antimotines en la puerta tres de la residencia oficial Casa Guerrero, maestros disidentes y normalistas prendieron fuego a una camioneta en la entrada principal del inmueble para embestir la puerta de metal de más de cinco metros de alto.

La violencia magisterial se prolongó 40 minutos, tiempo en el que maestros y policías intercambiaron pedradas, después comenzó el lanzamiento de gas lacrimógeno por parte del personal de seguridad pública y posteriormente los profesores utilizaron la camioneta oficial.

De terrenos baldíos los mentores arrancaron pasto seco, mismo que apilaron frente al inmueble e introdujeron en la cabina de la camioneta pick-up, de modelo reciente con logotipos del DIF, la cual acercaron a la puerta y luego le prendieron fuego.

Con la unidad en llamas y la puerta dañada, los maestros decidieron retirarse y, tras agrupar a su avanzada, comenzaron a bajar sobre la avenida Ruffo Figueroa.

Eras las 16:30 horas cuando al lugar llegaron elementos de Protección Civil del estado y aunque titubearon por las indicaciones que les dio su alto mando, al final decidieron apagar la unidad.

Pero todo comenzó a las 13:00 horas, cuando cientos de activistas y estudiantes de diferentes normales del estado iniciaron una marcha en el centro de la ciudad con dirección al sur.

El contingente comenzó su recorrido en la plancha de concreto de la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, donde la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) mantiene un plantón desde la tarde del 13 de octubre.

Conforme los activistas avanzaban, las oficinas gubernamentales ubicadas en la ruta y que les quedaban de paso fueron evacuadas por indicaciones de la Secretaría General de Gobierno.

Así pasó con la Secretaría de Salud (Ssa), cuyo edificio está ubicado a un costado de las oficinas de la Ceteg y cuyos trabajadores fueron retirados alrededor de las 15:00 horas.

También se ordenó el retiro de los empleados del Seguro Popular, la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

Los maestros llegaron a la puerta tres de Casa Guerrero, ahí utilizaron picos para realizar perforaciones en las puertas de metal. Los encargados de la seguridad del inmueble trataron de repelerlos con piedras, pedazos de teja y algunos petardos.

La acción del personal de seguridad de Casa Guerrero calentó los ánimos de los mentores, pero pese a la cantidad de proyectiles, petardos y el incendio de la camioneta no se reportaron lesionados.

Morelia

Pintas en las puertas de acceso y fachadas de centros comerciales, saqueo y robo de mercancía de diversos camiones con productos comerciales, así como retención de autobuses fue el saldo que de nueva cuenta arrojaron las acciones protagonizadas por estudiantes normalistas en la capital michoacana, quienes se justificaron con la demanda de la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Fue cerca de las 10 horas de ayer cuando los manifestantes encapuchados se trasladaron en por lo menos tres autobuses de diversas líneas comerciales que retuvieron para apostarse en las inmediaciones de la Plaza Comercial La Huerta, al sur de la ciudad.

Entre sus primeras acciones los estudiantes, quienes con actos vandálicos exigen el esclarecimiento de los hechos ocurridos en Iguala, saquearon con lujo de violencia un camión de Coca-Cola y uno de garrafones de agua, cuyos productos subieron a los autobuses retenidos para, posteriormente, distribuir la mercancía entre la población que ahí se encontraba, así como a automovilistas que circulaban por la zona.

El contingente, de alrededor de 400 normalistas, se dispersó en distintos puntos de plaza La Huerta, donde realizaron varias pintas con leyendas de apoyo y solidaridad a Ayotzinapa.

En respuesta a estas acciones, la totalidad de establecimientos comerciales de la citada plaza cerraron sus puertas ante la amenaza del ingreso de los estudiantes y el saqueo de las tiendas.

Tras varios minutos, los rijosos optaron por saquear otro camión de refrescos y repartirlo entre los clientes y automovilistas, mientras amagaban con ingresar al Walmart e impedían el libre tránsito sobre la avenida La Huerta, en dirección a la salida a Pátzcuaro.

Ante la amenaza estudiantil de entrar por la fuerza al centro comercial, el inmueble, que ya habían grafiteado, fue cerrado por empleados de este lugar, quienes permanecieron al interior junto con una importante cantidad de clientes.

Fue poco antes de las 12 horas cuando, luego de los desmanes que protagonizaron estudiantes normalistas, arribaron elementos de la corporación Fuerza Ciudadana para atender la incidencia, lo que ocasionó el retiro de estudiantes de la plaza comercial.

Fue de este modo que se logró reanudar la circulación sobre calzada La Huerta, mientras que fueron los propios conductores de las unidades saqueadas quienes recogieron la mercancía que dejaron sobre el suelo los encapuchados, sin que se registraran detenciones.

Al respecto, el secretario de Gobierno, Jaime Darío Oseguera, afirmó que el Estado no aceptará este tipo de manifestaciones, bajo ningún contexto, y anunció que solicitó a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) todos los detalles para proceder legalmente contra los saqueos y actos de violencia perpetrados por estudiantes normalistas.

El funcionario estatal reiteró su llamado al diálogo y la tranquilidad; y aseguró que el Estado sí está actuando contra las actos fuera de la ley protagonizados por los estudiantes, y recordó que las cinco denuncias presentadas contra ellos siguen su curso en la PGJE.

Ante la pasividad mostrada por los cuerpos policiacos durante los desmanes estudiantiles, el secretario de Gobierno expresó que su acción es meramente disuasiva y prometió que no habrá actos de brutalidad del Estado contra los estudiantes a fin de que no se registren situaciones como las de Ayotzinapa.

Ante la posible presencia de normalistas, y luego de los hechos en Plaza La Huerta, autoridades de la Universidad Latina de América determinaron la evacuación de estudiantes y profesores por precaución.

Xalapa

Encapuchados, estudiantes de Humanidades de la Universidad Veracruzana tomaron tiendas departamentales y centros comerciales de Xalapa, obligando a decenas de negocios a bajar sus cortinas ante el temor de saqueos o actos vandálicos como los que se han presentado en Guerrero.

Estos actos se suman al paro de 72 horas que realizan las cinco escuelas normales del estado y la Universidad Pedagógica Veracruzana.

Los manifestantes universitarios que salieron a protestar este miércoles se apostaron en los accesos a tiendas como Chedraui, impidiendo el acceso a la clientela para reclamar que los 43 normalistas de Ayotzinapa sean devueltos con vida.

Si bien los jóvenes anunciaron una "toma pacífica" de establecimientos comerciales, los negocios aledaños cerraron sus puertas por seguridad.

Más tarde, los jóvenes se instalaron en los accesos de la Plaza Américas, donde procedieron de la misma manera colocando pancartas alusivas a Ayotzinapa, pero ante la presencia de elementos de seguridad los estudiantes se retiraron en poco tiempo.

Con información de: Francisco García Davish e Isabel Zamudio

Marchan en SLP

-Estudiantes de la Escuela Normal de San Luis Potosí realizaron una marcha en demanda de que el gobierno federal y el del estado de Guerrero redoblen esfuerzos para localizar con vida a los 43 desaparecidos.

-Con mantas y pancartas, los estudiantes salieron de las instalaciones de la normal y tomaron calles del centro histórico de la capital para realizar al final un acto de protesta ante el palacio de gobierno en la plaza de Armas.

-El contingente, de aproximadamente 500 estudiantes, recibió a su paso muestras de apoyo de los ciudadanos.