“Les recuerdo que se las vamos a cobrar en 2015”

El perredista Catalino Duarte retó al priista Manuel Añorve a subir a tribuna y defender la posición de su partido.
Protestas en el pleno.
Protestas en el pleno. (Jorge Carballo)

México

La discusión sobre tarifas y subsidios a la energía eléctrica, así como la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad que puede ser usada por los inversionistas privados, fueron los temas que dominaron el debate en la Cámara de Diputados.

Al discutirse el segundo dictamen de las leyes secundarias en materia energética, los legisladores de izquierda insistieron en que la nueva ley elimina el subsidio a la energía eléctrica y propicia daños a la economía de las familias.

La vicepresidenta de la Mesa Directiva, Aleida Alavez, aseguró que en el dictamen de la Ley de la Industria Eléctrica se oculta la desaparición del subsidio.

Eso “agudizará la disyuntiva que enfrentan millones de familias mexicanas, entre pagar el recibo de luz o comer”. Por ello las reformas energéticas representan una “traición de la mayoría legislativa a la ciudadanía”.

Aún más, dijo que la reforma energética “es tan injusta socialmente que estamos cayendo en el absurdo de quitarles el subsidio y, al mismo tiempo, obligarlos a pagar los pasivos laborales de CFE y Pemex, que ascienden a casi 2 billones de pesos”.

En tanto, la diputada Lilia Aguilar, del PT, señaló que al permitir a particulares que realicen aportaciones para obras, ampliaciones o distribuciones de la red de energía eléctrica, “lo que se está haciendo, como coloquialmente se decía en el debate, es que le estamos prestando o les estamos regalando el uso de los fierros, de los postes y los cables a los particulares para que vengan y hagan negocios de ellos”.

El panista Juan Bueno Torio refutó los señalamientos y señaló que “los subsidios no se pueden erradicar de un plumazo”. Recordó que el presidente de la República tiene la facultad de actuar a través de subsidios para “corregir cualquier desigualdad y evitar el dolor de las personas con precaria economía”.

Dijo que el Centro Nacional de Control de Energía será una empresa descentralizada del Estado mexicano que controlará la operación de las redes de transmisión y de distribución.

“Y no será a título gratuito, ¡por favor! Nadie está pensando en regalar los postes, ni los cables, como aquí se dijo”, sostuvo.

Durante la sesión, el perredista Catalino Duarte retó al priista Manuel Añorve.

“No sube el chaparrito, tiene miedo. Ya le dije que se la vamos a cobrar en Guerrero. Señor presidente, es un desorden en el pleno. ¿Va a subir? Déjenlo que hable, él solo puede”, soltó el perredista.

“¡Eeeeeeh, brutooo!”, gritaban algunos priistas emulando la porra mundialista.

—Le demuestro aquí al chaparrito que se la vamos a cobrar en 2015, que los mexicanos estamos en contra de entregar nuestro petróleo. No grite: suba y dígale al pueblo de México -concluyó el perredista.