Llaman a la unidad partidista contra violencia electoral

El diputado Alejandro Sánchez Camacho convocó a los distintos partidos a unirse para cerrarle el paso a la violencia electoral y poner especial atención en Guerrero, Michoacán, Tamaulipas y Jalisco.
En conferencia de prensa, Sánchez Camacho reconoció que los brotes de violencia electoral han sido de diversa magnitud y gravedad.
En conferencia de prensa, Sánchez Camacho reconoció que los brotes de violencia electoral han sido de diversa magnitud y gravedad. (Fernando Damián)

Ciudad de México

El legislador perredista Alejandro Sánchez Camacho convocó a las fuerzas políticas y a los candidatos a la unidad para cerrarle juntos el paso a la violencia electoral e impedir que ésta termine por avasallarlos.

Advirtió sobre los hechos violentos registrados en diversas entidades, desde las amenazas y enfrentamientos, hasta el asesinato de candidatos en Guerrero, Michoacán y Tabasco.

Por ello, dijo, "a unos días de la elección es indispensable que enviemos un mensaje de unidad contra la violencia, a pesar de las diferencias entre partidos, para que el domingo 7 de junio los ciudadanos salgan a votar sin miedo, con la certeza de que junto con sus familias podrán acudir a las urnas a depositar su voto razonado a favor del partido y candidato de su preferencia", puntualizó.

En conferencia de prensa, Sánchez Camacho reconoció que los brotes de violencia electoral han sido de diversa magnitud y gravedad, pero incluso en la propia capital del país se han registrado choques entre simpatizantes de candidatos.

El diputado federal del PRD llamó a poner especial atención en las entidades y regiones consideradas como "focos rojos" en materia electoral.

"De forma particular merece especial atención, incluso clasificado como un foco rojo, el estado de Guerrero, Michoacán, Tamaulipas, que sobre todo son entidades donde se han mostrado, igual que en Jalisco, expresiones de fuerza de grupos con conductas antisociales", dijo.

Sánchez Camacho insistió en la necesidad de asegurarle tranquilidad y certidumbre a los electores para lograr una amplia participación ciudadana el día de las elecciones, a fin de vencer en primer lugar al abstencionismo en las urnas.