La resolución de la Unesco que México votó y se arrepintió

La iniciativa de la Unesco reconoce el patrimonio cultural palestino en Jerusalén; sin embargo, la comunidad judía, dijo que les negaba su vínculo con la ciudad.
La Unesco aprobó una resolución que reconoce al patrimonio cultural palestino en Jerusalén.
La Unesco aprobó una resolución que reconoce al patrimonio cultural palestino en Jerusalén. (AFP)

Ciudad de México

México voto a favor de la resolución que reconocía al patrimonio palestino en Jerusalén oriental, la cual provocó críticas de la comunidad judía por negar su vínculo con la ciudad. Días más tarde, México cambió su voto y destituyó a su representante ante la Unesco, Andrés Roemer.

La resolución fue propuesta por Argelia, Egipto, Líbano, Marruecos, Omán, Catar y Sudán con el fin de reconocer el patrimonio cultural de Palestina en Jerusalén, es decir edificios históricos o de relevancia cultural.

La propuesta contó con el apoyo de 24 países entre ellos México, quien posteriormente cambió su voto a abstención, luego de la polémica que desató la resolución por ignorar el vínculo de Israel con esa ciudad.

Aunque la resolución "afirma la importancia de la ciudad vieja de Jerusalén para las tres religiones monoteístas", la clase política israelí quedó unánimemente ofuscada por las fórmulas usadas en el texto.

Éste, en efecto, no se refiere nunca a la explanada bajo la denominación Monte del Templo, y designa en primer lugar por su nombre árabe (Al buraq) el atrio del Muro de los Lamentos, poniendo "muro de los Lamentos" entre comillas.

Para los responsables políticos israelíes, esta terminología equivale a negar el vínculo entre los judíos y el Monte del Templo.

"Decir que Israel no tiene relación con el Monte del Templo y el Kote (muro de los Lamentos) es como decir que los chinos no tienen relación con la (gran) Muralla China", había denunciado el primer ministro Benjamin Netanyahu la semana pasada.

La propuesta presentada en mayo de 2016 por el Consejo de Ejecutivo de la Unesco y en la que México ya había dado su apoyo, consideraba "salvaguardar el patrimonio cultural de Palestina y el carácter distintivo de Jerusalén oriental".

Además pedía a Israel detener las persistentes excavaciones y obras en la zona y permitir el acceso de musulmanes a la mezquita de alAqsa/al-Haram al-Sharif.

Así como poner "fin a las violaciones contra los bienes del Ministerio de Awqaf situados al este y al sur de la mezquita" y a la instalación de dos líneas de teleférico en Jerusalén oriental.

La postura de México

Luego de las críticas al gobierno mexicano, la cancillería cambió su voto, debido a que no había sido informada "diligentemente y con acuciosidad del contexto en el que ocurrió la votación".

La Cancillería también dijo que hay un vínculo innegable del pueblo judío con el patrimonio cultural ubicado en Jerusalén Oriental.

Ésta es la 22° ocasión que la Unesco adopta este tipo de resoluciones, anteriormente México había manifestado su abstención.


JASR